Proyecto de ley que será archivado imponía destinar el 30 % del FEES a las sedes regionales fuera de la GAM con desventaja para las que se encuentran dentro de esta área. Foto Sede de Occidentes. Anel Kenjekeeva

(Proyecto de ley que será archivado imponía destinar el 30 % del FEES a las sedes regionales fuera de la GAM con desventaja para las que se encuentran dentro de esta área. Foto: Anel Kenjekeeva).

Las autoridades universitarias destacaron la importancia de la decisión de los legisladores que votaron por archivar la iniciativa de la diputada Carmen Chan Mora.

El rector de la Universidad de Costa Rica, el Carlos Araya Leandro, señaló la decisión como “un acierto” porque los diputados frenaron una cadena de otras iniciativas de reformas constitucionales que darían al traste con el sistema de educación superior pública, que el país ha venido desarrollando cuidadosamente durante más de ochenta años.

El proyecto de ley de la diputada independiente Carmen Chan Mora, imponía que se segregara el 30% del Fondo Especial de la Educación Superior (FEES) para destinarlo en exclusiva a las sedes regionales, una medida que daría pie a una cadena de reformas constitucionales que atentarían contra el gobierno autónomo al que están facultadas las universidades públicas en nuestro país.

El secretario académico de la Rectoría de la Universidad de Costa Rica, Eval Araya Vega, destacó que existe consenso en fortalecer el proceso de regionalización de las universidades públicas, pero “en esta tarea son las mismas universidades y su autogobierno las que deben definir el camino y no recibir una imposición desde fuera, pues resulta impráctico y no resguarda la autonomía que consagra la Constitución Política”.  

En una votación de 4 a 1, del 20 de julio, la comisión legislativa que analiza el FEES, recomendó que este proyecto sea archivado. El dictamen de mayoría pasa ahora a votación por el Plenario.

El rector de la UCR, Araya Leandro, destacó que “Este resultado no nace de la nada, es consecuencia de un trabajo que estableció un diálogo muy amplio en decenas de reuniones con el sector político y mediático del país”.

La propuesta rechazada pretendía reformar el artículo 85 de la Constitución Política para fijar en un 30 % los recursos a usarse para sedes universitarias que se encuentren fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Esta pretensión dejaba en una situación comprometida la operación de la mayoría de las universidades públicas y ponía en desventaja a las sedes regionales que se encuentran dentro de la GAM, como son, en el caso de la Universidad de Costa Rica de la Sede de Occidente, la del Atlántico ubicada en Turrialba y Alajuela.

Además, esta iniciativa de reforma, según señalaron los legisladores que la rechazaron “riñe con la autonomía universitaria”.

REGIONALIZACIÓN UNIVERSITARIA

El rector Araya Leandro, quien tiene como unidad base la Sede del Atlántico, explicó que el repensar la regionalización universitaria supone, además de una redistribución de las asignaciones presupuestarias, un giro en un modelo que ha sido exitoso y en constante actualización.

El secretario académico de la Rectoría, Eval Araya Vega, cuya unidad base es la Sede de Occidente, explicó que el modelo de regionalización de la UCR ha evolucionado a lo largo de 52 años, pues el criterio original fue crear sedes donde había más cantidad de egresados de bachillerato y para atender situaciones propias de la región.

“Paulatinamente se migró a una concepción mucho más democratizadora, en la que la procedencia regional pasa a un segundo plano, para mostrar una vocación de admisión más universal y, a su vez, más integralmente universitaria” dijo.

Como ejemplo, agregó, cada sede atiende estudiantes de sus zonas de influencia inmediatas, a quienes se suman porcentajes importantes de alumnos de prácticamente todas las otras zonas del país.

“Esto muestra un modelo regionalizador que tiene clara la necesidad de fortalecer la relación interuniversitaria, de manera que las sedes y recintos sean espacios de auténtica relación sistémica de la educación superior estatal”, y resaltó que se va a continuar fortaleciendo la regionalización, un área en la que se ha hecho un trabajado constante.

“En la década de los noventa y principios de este siglo, se acuñó el referido concepto de “regionalización interuniversitaria”, plasmado en el Convenio Marco para la Creación de las Sedes Interuniversitarias del Consejo Nacional de Rectores (Conare), que se ha desarrollado en los cinco congresos de regionalización interuniversitaria, el Plan para el fortalecimiento del Programa de Regionalización Universitaria (2015) y el Congreso de Regionalización del 2018”.

“Estos esfuerzos se reflejan con claridad en la mejora de los índices de crecimiento de la regionalización, señaló, por lo que esta tarea debe proseguir con propuestas que efectivamente fortalezcan el proceso que requiere mejoras, pero esto sin debilitar aspectos esenciales del quehacer universitario, tal es el caso de la autonomía” precisó.

PRESUPUESTO DE SEDES REGIONALES

Los indicadores demuestran un aumento de la matrícula y del presupuesto de las sedes. La UCR registra que en la última década la matrícula en sedes regionales creció un 55 % y que en los últimos cinco años el presupuesto para sedes regionales creció un 67 %.

Araya Vega, destacó también existe el consenso en que los procesos de regionalización de las universidades públicas deben estar siempre avanzando y fortalecerse, pero, dijo, “en esta tarea son las mismas universidades y su autogobierno las que deben definir el camino y no recibir una imposición desde fuera, pues resulta impráctico y no resguarda la autonomía que establece la Constitución Política”.  

(** Con información de Gabriela Mayorga, ODI. gabriela.mayorgalopez@ucr.ac.cr )