La directora regional de la OIT, Elizabeth Tinoco, recomendó este martes, al inaugurar la conferencia "La formalización de la informalidad: El reto para América Latina y El Caribe", la adopción de medidas estratégicas, de lo contrario -dijo- tomará al menos 50 años reducir a la mitad la informalidad laboral.

El desempleo en la región ha disminuido a niveles históricos, a 6,4 por ciento; sin embargo, deben tomarse medidas para reducir la informalidad a la mitad, lo cual sólo sucederá con un crecimiento anual sostenido de al menos 4 por ciento del producto interno bruto (PIB), indicó.

En ese contexto, la OIT lanzó el programa para la Formalización de la Informalidad (Forlac), cuyos lineamientos rectores son promover la formalización de pequeñas y medianas empresas (pymes), aumentar la cobertura social, y generar incentivos para que la formalidad sea un buen negocio.

La OIT también busca estimular la formalización de los trabajadores por cuenta propia, mejorar los mecanismos de inspección laboral, articular de manera eficiente la educación y formación del empleo, y reducir el empleo no registrado en empresas formales. 

Las estadísticas del organismo muestran que en 20 por ciento de la población con mayores ingresos la situación de informalidad afecta al 30 por ciento; en contraparte, en 20 por ciento de la población con menos ingresos, el 73, por ciento está en calidad de informal.

La Forlac, que demanda una gran alianza de todos los actores involucrados, tiene como objetivo reducir la informalidad con más trabajo digno, mayor productividad y mayor crecimiento económico sostenible.

La informalidad en América Latina y el Caribe afecta a seis de cada 10 jóvenes, mientras que la tasa en el sector no agrícola es de 47,4 por ciento, la cual se eleva a 70 por ciento en el servicio doméstico de las mujeres.

El subempleo es sinónimo de bajos ingresos, inestabilidad laboral, desprotección y violación de los derechos.

Las pymes en América Latina, según cifras de la Fundación para el Desarrollo Sostenible (Fundes), suman 716.000 pequeñas empresas y 145.000 medianas, las cuales generan el 88 por ciento del total de empleos, la mayoría vinculados al sector comercial, frente a 10 por ciento de las grandes empresas.

En la cita participaron el ministro uruguayo de Trabajo y Seguridad Social, Eduardo Brenta, y el jefe de la Oficina para las Américas de la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo, Christian Daude.

También participó, vía videoconferencia, el director del Centro de Desarrollo Internacional de la estadounidense Harvard Kennedy School, Ricardo Haussman, y el secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina, Antonio Prado.