Imagen. Parte de la campaña en redes sociales para solicitarle al presidente el veto al proyecto de la pesca de arrastre.

En la misiva los diputados señalan al Presidente, 13 razones para vetar la ley. Le marcan las consecuencias que traería al país la entrada en vigencia de esta ley, “tanto en el ámbito social, económico como ambiental”.

También mencionan que la aprobación pone en riesgo el nombre de Costa Rica a nivel internacional pues “con la promoción de esta práctica se genera una contradicción profunda con las iniciativas internacionales de posicionamiento de temas ambientales y de atracción del ecoturismo.”.

El punto cinco de la carta explica, cómo esta aprobación perpetúa la desigualdad y feminiza la pobreza.

“El 65% de los ingresos generados permanecían en manos de los propietarios de las licencias, quienes en promedio ganaban más de ¢2.8 millones mensuales. En contraste, las mujeres peladoras ganaban en promedio ¢98 mil mensuales, 37 veces menos que los dueños de las licencias, trabajan en la informalidad, sin garantías laborales ni de seguridad social, y de manera temporal.”.

Se señala también que, “los estudios realizados para sustentar el proyecto de Ley 21.478 no cumplen con los criterios técnicos y científicos necesarios.

Al respecto, el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología, la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Costa Rica (UCR), y el Consejo Universitario de la Universidad Nacional (UNA) se han pronunciado a favor de más y mejores estudios científicos para lograr cumplir con los requerimientos y datos científicos que demuestren la sustentabilidad de la pesca, que permitan valorar la afectación a otros sectores, tales como los pescadores artesanales, el turismo deportivo, así como la comunidad en general, que evalúen el impacto ambiental sobre el ecosistema, aun cuando se utilicen dispositivos excluidores de tortugas y peces”.

Al enumerar y explicar los 13 puntos, las y los diputados terminan la carta diciendo, “nos permitimos solicitarle que en el marco de las competencias y potestades que se le asignan constitucionalmente, considere la interposición de un veto al Proyecto legislativo Expediente N°21.478, en atención a los compromisos de protección ambiental que usted atiende y promueve, incluso internacionalmente.”

La creatividad ha inundado las redes sociales para pronunciarse en contra de este proyecto.

Los y las diputadas que firman la solicitud de veto presidencial son Karine Niño (PLN), Roberto Thompson (PLN), Luis Antonio Aiza (PLN), Silvia Hernández (PLN) y Daniel Ulate (PLN), José María Villalta (FA), Paola Vega (PAC) y Mileidy Alvarado (PRN), quienes habían votado en contra de este proyecto en la Asamblea Legislativa.

Los otros diputados y diputadas que votaron en contra de esta ley fueron, Ana Lucía Delgado, Laura Guido, Luis Carranza, Carolina Hidalgo, Mario Castillo, Yorleni León, María Monge, Welmer Ramos, Catalina Montero, Enrique Sánchez, Víctor Morales, fueron en total 18 votos en contra.

Por el otro lado, los 28 votos que aprobaron en segundo debate la pesca de arrastre fueron; Pablo Heriberto Abarca, Carlos Ricardo Benavides, Eduardo Cruickshank, David Gourzong, Walter Muñoz, Jonathan Prendas, Otto Roberto Vargas, Ignacio Alpízar, Oscar Cascante, Nidia Céspedes, Harllan Hoepelman, Pedro Muñoz.

Y además, Xiomara Rodríguez, Sylvia Villegas, Carlos Avendaño, Luis Fernando Chacón, Dragos Dolanescu, Wagner Jiménez, Franggi Nicolás, Erick Rodríguez, Zoila Volio, Marolin Azofeifa, Carmen Chan, Jorge Fonseca, Erwen Masis, Melvin Núñez, Paola Valladares, María Inés Solís.