Foto: AFP. Manifestantes exigen la libertad de Assange frente al edificio de Tribunales en Londres, donde este 27 y 28 de octubre se desarrolla otra faceta del juicio de extracción planteado por Estados Unidos.

Julian Assange vuelve a enfrentar el pedido de extradición de EE. UU. más de una década después de la mayor filtración de secretos militares por medio de Wikileaks.

El Tribunal Superior de Londres evalúa desde este miércoles el recurso de apelación del Gobierno estadounidense para revocar el fallo de la jueza británica, Vanessa Baraitser, que el pasado enero bloqueó la extradición del periodista australiano.

Las dos partes exponen sus argumentos a favor y en contra de su entrega en una audiencia que concluirá mañana jueves. Baraitser respaldó su decisión de que Assange sufre un deterioro en su salud mental por lo que presenta “riesgo de cometer suicidio” si es trasladado al otro lado del Atlántico.

La sesión del tribunal puede verse aquí (en inglés): https://www.youtube.com/watch?v=E_xxGWAxlGc

Sin embargo, Washington desestimó los argumentos de la magistrada. Incluso señaló que Baraitser fue “engañada” en la evidencia psiquiátrica entregada por el experto Michael Kopelman, a quien los abogados estadounidenses acusan de ocultar información en su reporte como que su cliente engendró hijos mientras se refugiaba en la Embajada de Ecuador en Londres.

La parte acusadora señala que Assange no alcanza el umbral de estar “muy enfermo” para no poder resistirse a hacerse daño.

Baraitser también indicó que existen dudas sobre si EE. UU. podría garantizarle seguridad al periodista mientras espera por un juicio en sus cárceles, conocidas por sus "duras condiciones".

La jueza ha citado el caso del magnate Jeffrey Epstein, quien logró suicidarse bajo la custodia de las autoridades estadounidenses.

Pero Washington no desiste en sus exigencias y según documentos citados por Reuters este miércoles, ratificó la oferta de permitir que Assange cumpla su condena en Australia, su país de origen, después de culminar su juicio en Estados Unidos.

El fundador del portal de filtraciones vuelve a enfrentar una batalla jurídica tras más de diez años de pugnas legales y luego de haber sido arrestado en Reino Unido en 2019 por saltarse la fianza después de pasar siete años dentro de la embajada ecuatoriana para evitar la extradición a Suecia, donde inicialmente enfrentó acusaciones de agresión sexual que luego fueron luego descartadas.

Espero que las cortes pongan fin a esta pesadilla

Actualmente permanece en una prisión de alta seguridad de Belmarsh, al sureste de Londres, donde según la madre de sus dos hijos menores y exmiembro de su equipo legal, Stella Moris, vive en medio de "un ambiente terrible".

"Es completamente impensable que los tribunales de Reino Unido puedan estar de acuerdo con esto (…) Espero que las cortes pongan fin a esta pesadilla y que Julian pueda volver a casa pronto y prevalezca la sabiduría", afirmó.

¿De qué acusa Estados Unidos a Assange y por qué insiste en su extradición?

Assange es pedido en extradición para enfrentar 17 cargos por violar la ley de espionaje estadounidense luego de que en 2010 publicara los polémicos archivos de WikiLeaks; un paquete de 500.000 archivos secretos sobre las campañas militares estadounidenses en Irak y Afganistán donde se expuso decenas de irregularidades, crímenes y excesos. 

Entre los archivos resaltaba un video en que se veía cómo helicópteros de combate estadounidenses disparaban contra civiles en Irak –en 2007–, un ataque puntual que dejó a una docena de civiles muertos, incluidos dos periodistas de la agencia de noticias Reuters.

El periodista enfrenta otro cargo más por piratería informática, debido a la presunta ayuda que habría brindado a la exoficial de inteligencia militar Chelsea Manning para obtener los documentos de sistemas informáticos militares seguros.

Sin embargo, organizaciones por la defensa de derechos humanos como Amnistía Internacional aseguran que este caso atenta contra la libertad de prensa y que los cargos tienen motivaciones políticas, por lo que deberían ser retirados.

“Casi 20 años después, prácticamente nadie es responsable de los presuntos crímenes de guerra de Estados Unidos cometidos en el curso de las guerras de Afganistán e Irak. Sin embargo, un editor que expuso tales crímenes está potencialmente enfrentando una vida en la cárcel”, sostuvo Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

Cualquiera de las partes que pierda en el proceso para la entrega de Assange a EE. UU. podrá recurrir a una nueva apelación ante la Corte Suprema de Reino Unido. Independientemente de la decisión que se produzca esta semana, se avecinan meses o quizás años de más disputas legales alrededor del caso que puso a Estados Unidos en más de un aprieto.

La sesión del tribunal puede verse aquí (en inglés): https://www.youtube.com/watch?v=E_xxGWAxlGc