Foto ilustrativa.
Foto ilustrativa.

Una auditoría efectuada por el órgano contralor a la DNP reveló “serias debilidades” en el proceso de detección, control y recuperación de las sumas giradas de más por concepto de pensión.

Estas debilidades provocan que las sumas giradas de más vayan en aumento, revela el estudio, que proyecta un acumulado de casi 3.000 millones para el 2016, si no se toman las medidas correctivas adecuadas.

Los deficientes sistemas de control no son capaces de evitar que se produzcan sobregiros, pero tampoco existen mecanismos idóneos para recuperar esas sumas.

Los mecanismos de recuperación aplicados a la fecha no han sido efectivos, ocasionando que a marzo de 2013 sólo se haya recuperado de dicho monto (1.328,9 millones), un 1,26%, que equivale apenas a 13,6 millones.

“Sobre el proceso de recuperación de las sumas giradas de más a pensionados activos, se comprobaron deficiencias relacionadas con: falta de oportunidad para tramitar casos detectados, omisión del análisis necesario para definir la naturaleza de los errores, debilidades en contenido y forma de los expedientes de los casos que se trasladan al denominado “Órgano Director del Procedimiento Administrativo para la Recuperación de Sumas Giradas de Más”, así como inexistencia de un procedimiento para la recuperación de las acreditaciones que no corresponden”, señala el estudio.

La Contraloría ordenó al ministro de Trabajo y al director nacional de pensiones, “subsanar las deficiencias relacionados con la detección, control y recuperación de las sumas giradas de más”.

También demandó acciones al ministro de Hacienda en su calidad de jerarca del ente competente para ejercer la recuperación judicial y extrajudicial de toda clase de créditos a favor del gobierno.

La Dirección Nacional de Pensiones es un órgano adscrito al Ministerio de Trabajo, que administra 14 regímenes de pensiones con cargo al presupuesto nacional, incluidas las no contributivas.