Este es el primer caso en el que un ex jefe de Estado es procesado por los miles de asesinatos durante la guerra civil en Guatemala. El juez Gálvez tomó su decisión en base a los argumentos presentados la semana pasada por la Fiscalía.

“Vamos a presentar un amparo contra la resolución, no le tenemos ningún temor a afrontar el juicio, siempre que no sea un juicio injusto”, afirmó a periodistas Francisco Palomo, uno de los abogados defensores del ex dictador, tras conocer el fallo del juez Miguel Angel Gálvez.

Ríos Montt será juzgado por genocidio y lesa humanidad

El juez Primero B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, resolvió enviar a juicio a los militares retirados José Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez, por los delitos de genocidio y contra deberes de la humanidad, tras considerar que existen pruebas suficientes de su implicación en las masacres cometidas en el área Ixil.

La audiencia inició a las 11.09 horas de este martes, Gálvez hizo referencia a las actas ministeriales de 142 testigos, 126 certificaciones, 84 declaraciones y 61 peritajes presentados por el Ministerio Público, también leyó los decretos de la Ley Constitutiva del Ejército (Decreto 28-83), como parte de un análisis de los medios de prueba.

Afuera de la Torre de Tribunales organizaciones sociales y familiares de las víctimas del conflicto armado interno esperaban el resultado con ceremonias mayas y la elaboración un altar con fotos de los desaparecidos en la guerra.

En lo que respecta a Ríos Montt, el ente investigador lo acusó como autor intelectual, de haber dispuesto del Ejército, para ordenar 15 masacres en las cuales habrían muerto 1 mil 771 indígenas de la etnia Maya-ixil.

Eso provocó que 29 mil familias de ese grupo social fueran desplazadas y obligadas a vivir en condiciones infrahumanas en las montañas.

En cuanto a Rodríguez Sánchez, exdirector de inteligencia G-2, se le atribuye de haber implementado los planes operativos Sofía, Firmeza 83, el Plan Ixil, que se desprendieron del plan de campaña Victoria 82.

El juez indicó que el conflicto armado interno fue reconocido a nivel internacional, tuvo seguimiento por la Organización de Naciones Unidas con una Comisión Verificadora de Derechos Humanos, también leyó algunos testimonios de los sobrevivientes.

Juez deniega recurso

Luego oír la resolución, la defensa de los militares solicitó un recurso de reposición argumentando que el Ministerio Público no tiene un fundamento objetivo para determinar la participación de sus clientes en la comisión de los delitos.

El juez no dio trámite a esta solicitud por considerar que no es el procedimiento adecuado y que en la fase de este proceso “no le cabe ninguna guía impugnativa”.

La audiencia concluyó entre aplausos y cohetillos de los representantes de organizaciones sociales que se presentaron para conocer la resolución.

Audiencia duró más de una semana

La semana pasada, Gálvez escuchó en una maratónica audiencia que se extendió de martes a jueves los argumentos de la Fiscalía y abogados de familiares de las víctimas, y los de la defensa del anciano exdictador, tras lo que determinó que por la "complejidad del asunto" deliberaría el viernes y el fin de semana.

La defensa de Ríos Montt está en manos de varios abogados entre los que sobresale Danilo Rodríguez, quien paradójicamente fue guerrillero por más de 22 años, argumentó que el exjefe de Estado desconocía de las masacres.

Simpatizantes del ex jefe de Estado, además de su hija Zury Ríos, acompañaron al militar durante la audiencia. Al concluir, Ríos Montt salió escoltado por fuerzas de seguridad y evitaron comparecer ante la Prensa.

Ríos Mont nació en 1926, entró al ejército a los 18 años, ocupó varios cargos militares, en marzo de 1982 llegó al poder por un golpe de estado y fue derrocado por otro golpe de estado en agosto de 1983. Es un fundamentalista evangélico radical. Fue diputado tres veces, al terminar su último periodo en enero de 2012, y quedar sin inmunidad parlamentaria, fue arrestado bajo cargos de genocidio y crímenes de lesa humanidad.