Si le condenan por estos cargos, el castigo máximo que afrontaría sería de 20 años de prisión y no la pena de muerte.

Manning ha insistido este jueves ante la corte marcial en que no es culpable de cooperar con el enemigo, el cargo más grave en su contra.

El soldado fue detenido en Irak el 27 de mayo del 2010 y posteriormente trasladado a una prisión, primero en Kuwait y luego en Estados Unidos, donde ha permanecido hasta este momento.

Desde julio del 2010 hasta abril del 2011, Manning estuvo en la prisión de la base de Quantico, en el estado de Virginia, donde fue sometido a maltratos: tenía que dormir desnudo por la noche con una bata especial, se le quitaban las gafas que necesita para ver y no se le permitía tener papel higiénico en la celda, sino que tenía que pedirlo cada vez que lo necesitara.