Un experimento en Beijing de los últimos meses que mostró una drástica desaceleración en el proceso de la fotosíntesis, que permite que las plantas prosperen.
Un experimento en Beijing de los últimos meses que mostró una drástica desaceleración en el proceso de la fotosíntesis, que permite que las plantas prosperen.

He Dongxian , profesor asociado de la Universidad Agrícola de China de Recursos Hídricos e Ingeniería Civil, comentó un experimento en Beijing de los últimos meses que mostró una drástica desaceleración en el proceso de la fotosíntesis, que permite que las plantas prosperen.

Aplicado a una escala mayor, la desaceleración podría afectar a la agricultura, que aporta el 10 por ciento al PIB. La producción agrícola puede verse afectada por la contaminación atmosférica grave en invierno y primavera, cuando se espera que los precios de los productos agrícolas aumenten.

La advertencia llega como el aire asfixiante que circula por un cuarto de la parte continental y los científicos dicen que ya están viendo sus efectos perjudiciales. En las pruebas de He, semillas de chile y tomate, que normalmente demoran alrededor de 20 días en convertirse en plántulas bajo luz artificial en un laboratorio, tardaron más de dos meses para germinar en una granja de invernadero en el distrito de Changping de Beijing.

Membranas y contaminantes que se pegan en la superficie del invernadero cortan la cantidad de luz disponible para las plantas a la mitad, dijo He.

Privar de luz a las plantas significa que la fotosíntesis – el proceso por el cual las plantas convierten la luz en energía química – apenas pueda sostenerse.

La mayoría de las plantas en la granja eran débiles o enfermas. “Van a tener suerte si viven. Ahora casi todas las granjas están atrapadas en un pánico al smog”, dijo, y agregó que la mala calidad de las plántulas recortaría la producción agrícola de este año.

Y si la niebla persiste o se intensifica, el suministro de alimentos del país se enfrentaría con consecuencias devastadoras, advirtió.

“Un gran número de representantes de empresas agrícolas aparecieron de repente en las reuniones académicas sobre la fotosíntesis en los últimos meses y buscan desesperadamente soluciones”, dijo He.

“Nuestros colegas en el extranjero se sorprendieron por el fenómeno, porque en sus países nada como esto había pasado alguna vez.”

Granjas de invernadero, que ocupan más de cuatro millones de hectáreas y suministran la mayor parte de las hortalizas de la parte continental, serían las primeras en ser golpeadas.

Alertas de smog “Naranja” y “Amarilla” – entre los más altos en la escala – están en vigor en Beijing y otras ciudades y no es probable que mejore la calidad del aire hasta mañana, dijeron las autoridades.

En la capital, el índice de calidad del aire de la embajada EE.UU. registró niveles de smog de 457 ayer, clasificado como “peligroso”.

Gao Tanggui, gerente de ventas de Beijing Shinong Seed Company, dijo que sus fincas se habían visto gravemente afectadas por el smog. Sus plantas estaban enfermizas y creciendo más lentamente que de costumbre. “El impacto es grave. Todos en la empresa, desde los agricultores a los vendedores, están profundamente preocupados”, dijo.

Empresas agrícolas están experimentando con contramedidas, incluyendo la instalación de luz artificial costosa y de alto consumo de electricidad.

Muchas granjas han aumentado dramáticamente el uso de hormonas para estimular el crecimiento de las plantas, dijo Gao.

El Dr. Fu Qiushi, un investigador del Instituto de hortalizas y flores de la Academia China de Ciencias del Campo, dijo que hacer una estimación precisa del efecto del humo sobre la fotosíntesis sería difícil debido a las limitaciones de las simulaciones de laboratorio.

Incluso la mejor luz artificial no puede compararse con la luz natural en todos los espectros, se añade incertidumbre a los resultados de las pruebas.

Ella dijo: “No podemos poner dos plantas en la misma zona y medir su crecimiento, al mismo tiempo, con uns bajo condiciones de smog y la otra bajo el cielo azul Tales desafíos experimentales deben superarse para producir resultados convincentes para las estimaciones oficiales”.

Meng Jihua , profesor asociado de la Academia China de Ciencias del Instituto de Teledetección y Tierra Digital, dijo que los científicos de otros países , incluyendo los Estados Unidos , habían medido el efecto de la contaminación sobre la producción agrícola.

Pero sus modelos no pueden ser aplicados directamente a China debido a que la contaminación en el continente es bastante diferente de la de Londres o la costa oeste de EE.UU.

Meng dijo que los científicos chinos tenían herramientas y datos suficientes procedentes de los satélites de teledetección para llegar a una estimación bastante exacta del papel del smog en las pérdidas agrícolas.

Uno de los retos es separar el humo del smog de otros elementos tales como el nivel de lluvias y enfermedades vegetales.

Con la tecnología actual, la estimación podría ser tan exacta como el 80 por ciento. “Este tipo de estudios son sensibles y sus resultados probablemente no serían accesibles al público”, dijo Meng.

“Algunos funcionarios temen que vincular al smog con la producción agrícola provocaría pánico. Pero no se puede negar que la luz del sol que llega a territorio chino se ha reducido drásticamente en los últimos años”.