En total, la Fiscalía emprendió diez allanamientos en oficinas de la Presidencia, el Ministerio de Planificación Nacional (MIDEPLAN) y en cuatro casas de habitación, en busca de indicios.

“Nos encontramos de puertas abiertas a todos los requerimientos por parte de la Fiscal General y de los miembros de la Fiscalía que se encuentran acá en Casa Presidencial el día de hoy”, manifestó la ministra de Comunicación, Nancy Marín.

“Desde días anteriores el ministro de la Presidencia (Víctor Morales) se ha puesto a las órdenes de las autoridades judiciales para cualquier requerimiento y entrega de información que sea necesario, así como la entrega de los equipos donde el personal de análisis de datos hacía su trabajo”, agregó Marín.

La Fiscalía precisó que el presidente Alvarado; el ministro de la Presidencia, Víctor Morales; los asesores Alejandro Madrigal, Diego Fernández y Andrés Villalobos, y otros tres funcionarios de apellidos Salas, Salazar y Soto están siendo investigados por el supuesto uso ilegal de datos personales.

“De acuerdo con la investigación, desde mayo del 2018 hasta octubre del 2019, Madrigal, Rivas y Fernández se habrían desempeñado como asesores de datos de la Presidencia de la República y, en apariencia, conformaron una Unidad gubernamental para compilar y analizar datos para la supuesta ejecución de políticas públicas, al parecer, sin ningún respaldo legal”, señala un comunicado de la Fiscalía.

Y agrega que “se presume que, entre las labores de este grupo, se habría ordenado pedir datos personales y sensibles de los ciudadanos a diferentes instituciones y se cree que Alvarado tenía conocimiento de esto”.

A finales del año pasado, el presidente emitió un decreto dándole existencia legal a la UPAD, pero el mismo fue anulado recientemente, tras producirse el escándalo mediático en torno a las actividades de esta unidad.

El gobierno ha asegurado que el propósito de la UPAD es recopilar información pública como una herramienta para definir políticas en diferentes campos y que nunca ha existido la intención de recopilar información privada de los ciudadanos.

La ministra de Comunicación dijo este viernes que las computadoras con las que trabajaba el equipo de análisis de datos se encuentran resguardadas desde hace varios días, esperando la solicitud judicial.

Al momento del allanamiento, el presidente Alvarado no se encontraba en la Casa Presidencial.