A consecuencia de estos hechos, la organización presentó un recurso de amparo contra Incopesca que fue acogido por la Sala Constitucional hace una semana, informó el director de Marviva, Jorge Arturo Jiménez.

La Sala IV conminó a los directos de Incopesca a explicar las razones por las cuales renovó estas licencias a pesar de existir una orden del máximo tribunal del país.

El tema de la pesca del camarón por arrastre se remonta a julio de 2012, cuando seis organizaciones ambientalistas interpusieron una acción de inconstitucionalidad contra los artículos de la Ley de Pesca que permitían la captura por arrastre, una práctica depredadora que no solo acaba con el camarón sino con numerosas especies marinas.

La Sala Constitucional acogió la acción en setiembre del 2012 y emitió una medida cautelar prohibiendo la renovación de licencias para la pesca de arrastre. El  7 de agosto del 2013, la Sala declaró inconstitucional esta práctica.

Jiménez calificó de “lamentable” que Incopesca haya reonovado estas licencias pasando por alto lo ordenado por la Sala Constitucional, sin considerar las consecuencias económicas que dichos actos traerán para el Estado costarricense.

“Este tipo de actos van en contra de la Ley y el derecho de todos los costarricenses a un ambiente sano”, apuntó el activista.

Pescadores molestos

Según señaló MarViva, unas 20 organizaciones de pescadores artesanales del Pacífico se mostraron “indignados” ante esta situación y manifestaron su apoyo al recurso de amparo mediante acciones de coadyuvancia.

Rolando Ramírez, representante del sector, indicó que: “nuevamente las autoridades de Incopesca se ponen de lado de los camaroneros y le dan la espalda a los miles de pescadores que vivimos de la pesca artesanal. Ellos son el ente rector de la pesca, pero parecen preocuparse solo por el sector semi industrial”.
Luis Dobles, director ejecutivo de Incopesca, ha manifestado públicamente que apoya un proyecto de ley que estudia la Asamblea Legislativa para reinstaurar la pesca de arrastre.