“Estamos hablando de que, por primera vez en 40 años, el Estado propone una solución real y plausible para entregar escrituras que están atrasadas incluso desde la década de los setenta”, dijo el presidente ejecutivo del INDER, Ricardo Rodríguez.

El objetivo de la institución es entregar, en lo que resta de la administración Solís Rivera, unos 14.000 títulos pendientes.

Para lograr dicho objetivo, el ministerio de Justicia emitió un decreto que permite al INDER agilizar la inscripción de contratos de adjudicación en el Registro de la Propiedad.

La agilización se logrará con varias medidas. Una de ellas es que la inscripción se podrá realizar con solo la aprobación de la Junta Directiva del INDER, sin necesidad de un acta de notario institucional.

La tramitación podrá ser gestionada directamente al INDER por el beneficiario, que estará exento de una serie de trámites engorrosos, explicó Rodríguez.

“Con títulos en mano estas familias tendrán mayores facilidades para acceder a créditos hipotecarios, a bonos y principalmente a disponer a conveniencia de sus propiedades, garantizando el desarrollo rural que impulsamos desde este Gobierno”, concluyó el jerarca del INDER.