Estaba previsto para ayer, lunes, que la fracción oficialista nombrara al candidato a la presidencia del Directorio para la legislatura 2015/16 pero después de una sesión que se extendió largas horas, ninguno de los tres postulantes, el actual presidente de la Asamblea, Henry Mora, y los diputados Ottón Solís y Marcela Guerrero, obtuvo el beneficio de sus compañeros de bancada.

Mientras el Partido Acción Ciudadana (PAC) seguía enfrascado en discusiones internas que impidieron la elección del candidato, para avanzar en acuerdos con las otras fracciones legislativas con vistas a la elección del nuevo Directorio, otras bancadas prepararon agendas de negociación que decidirán a que propuesta darán sus votos este viernes.

Los diputados del PLN, ya han mantenido reuniones para sondear el ánimo entre los legisladores cristianos, que, por el contrario, anunciaron este lunes la postulación de una papeleta propia.

El Frente Amplio, por su parte, reiteró su apoyo a la bancada oficialista sobre la base de una agenda de trabajo que incluya y dé prioridad a los temas propuestos por el FA y los de gobierno que también suscribe esta agrupación.

La fracción de la Unidad Socialcristiana (PUSC) se colocó en la posición de poder inclinar la balanza y no ha dado instrucciones de votar en grupo, por lo que cuatro de sus legisladores ya anunciaron su apoyo al PAC pero el resto se mantiene en silencio.

Se prepara un "mayo negro"

Parece ser que la fracción del PLN se prepara para darle al PAC una dosis de su propia medicina. En 2011, el ex diputado del PAC, entonces en la oposición, Juan Carlos Mendoza, fue elegido presidente del Directorio con el apoyo de la alianza de cinco partidos opositores y obtuvo 31 votos, de un total de 56 legisladores presentes, de los 57 que integran el Plenario.

Además, en 2011, la elección del Directorio se concretó el 2 de mayo después de una ruptura institucional por parte de la fracción del PLN, al inicio de la segunda legislatura del gobierno Chinchilla Miranda, y el Poder Ejecutivo perdió en control del Congreso.

Un año después, el PLN recupera su influencia en el Directorio con una fórmula multipartidista que dejó los principales puestos en manos de los partidos de la alianza a cambio de reservarse la integración y la presidencia de las comisiones legislativas. Una propuesta similiar a la que está impulsando en este momento para disputar el Directorio a la bancada oficilista.

El PAC, por su parte, necesita conservar la presidencia del Directorio porque desde ahí se controla la agenda legislativa e incide en los diputados que integrarán las comisiones legislativas, esenciales para el logro de objetivos por parte del Poder Ejecutivo.

En nuestro país se llama mayo negro cuando el Gobierno de turno pierde el control de la Asamblea Legislativa y esta queda en manos de la oposición e impulsa una agenda propia que obliga al Poder Ejecutivo a negociar y a ceder frente a sus opositores.