En un encuentro virtual de alto nivel para analizar la situación y los riesgos que corren las mujeres, las niñas y niños en el estado de emergencia sanitaria, el confinamiento y la crisis económica que se disparó en todo el mundo como consecuencia de la letalidad del SARC COV2, líderes de todo el mundo lanzaron la voz de alerta en procura de que los gobiernos fijen su atención en esta población que la está pasando mal.

En la cita virtual, este jueves, participaron la ex primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark; la directora ejecutiva de UNICEF Henrietta Fore; la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet; la Gobernadora General de Canadá, Julie Payette, la Princesa Sarah Zeid de Jordania, la vicepresidenta Epsy Campbell y el movimiento global Every Woman, Every Child, junto a otras líderes de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y el sector privado.

Para la vicepresidenta Campbell, una de las acciones urgentes en este momento “es abolir todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres y las niñas de todo el mundo”.

 “Costa Rica cree que la nueva normalidad debe llevar a la abolición de todas las formas de agresión y exclusión contra las mujeres y niñas para sentar las bases de sociedades modernas, inclusivas, justas y prósperas”, dijo Campbell.

Desde San José y con el apoyo logístico de la misión de Costa Rica ante la ONU en New York, Campbell participó en la reunión virtual de Alto Nivel “Liderazgo de las mujeres en la respuesta COVID-19 para proteger a cada mujer, cada niño y niña”, convocada por la presidenta de Estonia, Kersti Kaljulaid, y el movimiento global Every Woman, Every Child (EWEC, por sus siglas en inglés).

En su intervención, Campbell expresó además su preocupación por las estimaciones del Fondo de Población (UNFPA) sobre las situaciones de violencia de género e intrafamiliar que están sufriendo las mujeres y las niñas.

“Como Vicepresidenta de una nación pacífica y desarmada, que ha demostrado durante más de siete décadas que es posible vivir en armonía, estoy completamente segura de que abolir todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres y las niñas es una medida extraordinaria para sentar las bases de sociedades modernas, inclusivas, justas y prósperas”, subrayó.

Campbell se refirió también a la estrategia que ha llevado adelante Costa Rica para enfrentar el Covid-19, destacando que el país aún no tiene contagios comunitarios, registra una de las tasas de mortalidad más bajas de América, cuenta con más casos recuperados que activos y ha avanzado en estudios científicos para el tratamiento del virus.

Hizo un reconocimiento especial a las más de 27 mil mujeres costarricenses que están haciendo contribuciones importantes para abordar la pandemia desde los centros hospitalarios, las cuales representan el 61% del total del personal sanitario.

Entre las acciones emprendidas destacó la creación del Consejo de Mujeres, con representantes de diversos sectores e ideologías, para garantizar que todas las acciones de gobierno tengan enfoque de género, el programa financiero +Mujeres +Natura, para fortalecer su autonomía económica y cerrar brechas de género en la gestión de la naturaleza y avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Campbell recordó el llamado del presidente Carlos Alvarado a la comunidad global para que se comprometa con la aspiración más alta de solidaridad y cooperación internacional en estos tiempos sin precedentes para la humanidad. Puso como ejemplo el “Bono Proteger”, un subsidio temporal de emergencia para personas afectadas laboralmente por la pandemia, un programa del Gobierno, la Asamblea Legislativa y la empresa privada.

Finalmente, hizo referencia a la decisión de Costa Rica de abolir el ejército hace 71 años. “Desde entonces, hemos dejado de gastar dinero en armas para invertir nuestros recursos en cultura, educación, salud y medio ambiente ¡Atrevámonos nosotras a ser esa generación de mujeres líderes que tomarán enormes medidas para abolir todas las formas de discriminación contra las mujeres y las niñas!”.

Las participantes de la reunión virtual de Alto Nivel destacaron el éxito en responder y gestionar rápidamente la pandemia que han tenido países como Estonia, Alemania, Noruega, Nueva Zelanda y Finlandia, todos dirigidos por mujeres. Señalaron que estos resultados son aún más notables dado que las Jefas de Estado representan menos del 7% de los líderes mundiales.