El mandatario se reunió con representantes estudiantiles de los liceos Rodrigo Facio, Castro Madriz, Unesco, Jerusalén, Sinaí, el CTP de San Isidro, el Nocturno de Pérez Zeledón, el Colegio Asunción y la Unidad Pedagógica Calderón.

“A mí me interesa mucho escucharlos porque así entiendo cuáles son sus preocupaciones y dudas y nos orienta en lo que tenemos que mejorar. Hay mucha información que no hemos logrado hacer llegar a los estudiantes y tenemos que cambiar eso”, dijo Alvarado en conferencia de prensa tras dialogar con los jóvenes del Liceo Rodrigo Facio.

Según explicó, los estudiantes tenían preocupaciones sobre varios temas como la supresión del examen de bachillerato, la falta de infraestructura escolar y proyecto de ley de educación dual.

El presidente dijo que son preocupaciones válidas que tienen los estudiantes y los padres de familia y aseguró que hay que mejorar la comunicación para poder hacer mejor las cosas.

“Sobre el examen de bachillerato, hemos conversado que la idea es que este sea el último año que se hace ese examen, para que deje de ser un cuello de botella para tantos estudiantes y que haya pruebas intermedias que ayuden a que más personas terminen sus estudios y se eduquen mejor”, expresó el gobernante.

“También hablamos sobre el problema de la infraestructura educativa, que es uno de los problemas que el país tiene y que nos hemos comprometido a buscar soluciones porque, sí, es algo que nos genera una gran preocupación”, agregó.

Alvarado dijo que en cuanto a la educación dual es una iniciativa de ley, que no hay nada aprobado, pero que los estudiantes tenían la duda de si iba a ser obligatorio.

“La idea con la educación dual es que sea voluntaria, que algunos estudiantes puedan hacer pasantías desde una etapa temprana para que puedan conseguir empleo en un área particular”, explicó.

Preguntado por un periodista sobre la exigencia que algunos sectores le hacen de destituir al ministro de Educación, Edgar Mora, el presidente se limitó a decir que está escuchando a los diferentes s

 

Me tocaron las decisiones difíciles

Alvarado dijo que a él le tocó gobernar en un tiempo en que había que tomar determinaciones difíciles por el bien el país, como fue la aprobación de la reforma fiscal y la implementación del impuesto al valor agregado

 “Ahora yo entiendo que tengo que escuchar a la ciudadanía para conocer sus preocupaciones y poder transmitir mejor el mensaje de lo que estamos haciendo y por qué lo hacemos”, afirmó.

Anunció que desde hace días se iniciaron los contactos con otros sectores que muestran inconformidades como el de los transportistas (traileros) y el de los pescadores.

“A través del viceministro Juan Alfaro se está hablando con ellos, se les ha hecho llegar propuestas y espacios para dialogar, que espero que se concreten muy prontamente”, concluyó.