La percepción de los consumidores sobre la situación de la economía sigue de baja.

Es probable que esto se explique, entre otros factores, porque los consumidores no están percibiendo medidas efectivas y de corto plazo que tiendan a reactivar la economía nacional. También es probable que la entrada en vigencia del IVA, medida que tiende a incrementar la recaudación de impuestos, contribuya a este fenómeno.

Según el investigador Jhonny Madrigal Pana, un factor que deteriora el  indicador es la percepción de la situación económica personal, particularmente en lo referente a la pérdida en la capacidad de compra  en magnitudes importantes. De hecho, más de un 53% de la población consultada afirmó que su situación económica ahora es peor que la de antes.

Hace seis meses, el Indice de Confianza del Consumidor (ICC) era de 34,8 puntos, lo que significa que la confianza continúa deteriorándose y ya perdió 6,3 puntos con respecto a febrero del presente año.  Este es el nivel de confiana másbajo registrado en los 17 años de la encuesta. 

El estudio indica que es probable que esta caída se explique porque los consumidores no están percibiendo medidas efectivas y de corto plazo que tiendan a reactivar la economía nacional. Además, debe tomarse en cuenta que puede estar contribuyendo a esta situación la entrada en vigencia del Impuesto al Valor Agregado (IVA), medida que es parte de la Reforma Fiscal aprobada en la Asamblea Legislativa en diciembre del año pasado.

Actualmente por cada consumidor optimista existen 6,1 que son pesimistas. Otra forma de observar la caída de la confianza es el saldo de consumidores optimistas menos pesimistas, que cambió de -27,6 a -43,9 puntos porcentuales.

La tendencia a la pérdida de confianza es generalizada para hombres y mujeres, en diferentes grupos de edad y niveles de educación. Algo similar sucede, principalmente en los últimos tres meses, cuando se analizan las diferentes categorías del número de perceptores de ingreso en el hogar, el monto de ingreso familiar que reciben, la capacidad de realizar gastos discrecionales y la situación económica que dicen estar experimentando .