La ministra de Relaciones Exteriores a.i. Lorena Aguilar (Foto: MREC)

El gobierno esperó la confirmación de las pericias realizadas en el lugar de los hechos antes de remitir la nota oficial de protesta a las autoridades nicaragüenses por las graves violaciones a la soberanía nacional ocurridas el lunes (26.8.2019) debido al ingreso de soldados del Ejército de Nicaragua.

“Sumado al asesinato que se cometió en suelo costarricense por parte de oficiales militares de Nicaragua, el ingreso de soldados nicaragüenses al territorio costarricense constituye una grave violación a la integridad territorial y soberanía nacional de la República de Costa Rica”, alega la nota de protesta remitida por la Ministra de Relaciones Exteriores a.í. Lorena Aguilar, al Canciller nicaragüense, Denis Moncada.

Ante la confirmación de estos hechos, Costa Rica “exige” las “explicaciones del caso y las seguridades de que hechos como este no se volverán a repetir”.

La Ministra Aguilar entregó personalmente la nota de protesta al embajador de Nicaragua en San José, Duilio Hernández, quien fue citado el martes a la Cancillería.

Costa Rica calificó lo ocurrido como “un hecho de enorme gravedad”, “el generado por las acciones de seis efectivos del Ejército de Nicaragua que penetraron al territorio costarricense en Calle Chinchilla del Barrio San Sebastián de Pueblo Nuevo, Distrito de Pocosol, Cantón de San Carlos, Provincia de Alajuela, unos 150 metros de distancia de la frontera con Nicaragua, cerca del mojón fronterizo No. VI” puntualiza la nota.

“Dichos efectivos del Ejército de Nicaragua, según confirmaron testigos que presenciaron los hechos, dieron muerte en este sitio al ciudadano nicaragüense de nombre Rubén Loáisiga”, cuyo cuerpo quedó tirado en el lugar y regresaron a Nicaragua, explica en la nota oficial la Ministra Aguilar.

Las autoridades costarricenses precisaron que ambos hechos “el asesinato que se cometió en suelo costarricense por parte de oficiales de Nicaragua y el ingreso de militares nicaragüenses al territorio costarricense, son una grave violación a la integridad territorial y soberanía nacional de la República de Costa Rica”.

“Estos hechos son contrarios al principio cardinal bajo el Derecho Internacional del respeto a la inviolabilidad del territorio de los Estados, establecido en la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y consagrado en la Constitución Política de la República de Costa Rica, que establece que tropas extranjeras solo podrán entrar a suelo costarricense previa autorización de la Asamblea Legislativa”, precisó el Ministerio de Relaciones Exteriores costarricense.