Varios niños toman parte en una protesta contra la actuación del gobierno frente a la destrucción de la selva amazónica.

Hay una "gran urgencia", declaró a la AFP Gerhard Dieterle, que participa en la Conferencia Internacional de Tokio sobre el desarrollo de Africa (TICAD, pos sus siglas en inglés).

"Muchos expertos temen que se trate de un momento decisivo" para la selva tropical más grande del mundo, dijo al referirse a los miles de incendios registrados.

Algunos incendios se producen por causas naturales, pero la mayoría son provocados por los agricultores para tener más tierras de cultivo, dijo Dieterle,

"Si se incendian las selvas tropicales densas, se necesitarán muchos años" para regenerarlas, agregó.

"Eso va alterar el clima" a nivel regional e influenciar el clima a nivel mundial, sostuvo.

Con respecto a la ayuda de 20 millones de euros aprobada por los países industrializados del G7, Dieterle dijo que se necesitarán muchos más fondos.

Esa ayuda "es un comienzo, pero se necesitará mucho más", afirmó Dieterle.

"Pienso que el mundo está dispuesto a aportar más medios" si Brasil lo solicita, indicó.

En el discurso que pronunció en la TICAD, Dieterle recordó que la deforestación y la degradación de los bosques se desarrollo a "un ritmo alarmante en muchos países africanos".

A fines de siglo, Africa tendrá 4.400 millones de habitantes contra 1.200 actualmente, recordó.

"Tenemos que concentrarnos más en el papel y la utilización de los bosques productores antes que sea demasiado tarde", concluyó.