Dado que no poseo los recursos económicos ni técnicos para producir una serie televisiva, tengo que conformarme con plantear por este medio lo que podría llevar, por lo menos, una temporada de episodios cada cual más escabroso.

Tampoco tengo la disposición por falta de talento, creatividad y paciencia para describir todo el drama que encierra cada uno de estos capítulos. Por lo tanto, dependerá de cada lectora o lector la ambientación; la musicalización; el tono: trágico, cómico o una mezcla de ambos; el género:  si lo prefiere policíaco, tendrá que continuar sus propias pesquisas; de denuncia política pues habrá de lanzar las acusaciones respectivas y ojalá divulgar por las redes su indignación; suspenso e intriga, deberá asumir, a lo Alfred Hitchcock, un análisis más profundo de las patologías implícitas en cada personaje.

Mi labor se reducirá a presentar la ficha técnica de cada trama del engranaje y para que tengan una idea de lo que les espera, daré inicio con una motivación de lo que podría ser el gran estreno de la serie.

Con las arcas vacías y el corazón adolorido…

Vemos al señor presidente de la República, Carlos Alvarado Q., en la Asamblea Legislativa, el 4 de mayo de 2020, mientras da su discurso:

Vivimos en un país con una seguridad social fuerte, un país con un Estado social de derecho que nos protege…[i]

Se interrumpe la transmisión porque un aparente problema técnico se presenta; en realidad, es un corte con un fragmento del mismo Carlos Alvarado cuando el 23 de abril, con micrófono abierto, había dicho:

Eso fue lo que le dije yo a la gente de la Caja: no hay plata.[ii]

Superada la intromisión, volvemos a escucharlo en la Asamblea Legislativa:

Hoy tenemos la capacidad técnica y de análisis de datos para identificar a todas las personas en condición de pobreza, o de informalidad, o que sufren una fuerte caída en su ingreso. Esto hace técnicamente posible eliminar la pobreza en Costa Rica, mediante el adecuado direccionamiento de los recursos. Mi dolor, como presidente, es que hoy no tenemos el espacio fiscal para hacerlo.[iii]

Una nueva interrupción y aparece una pancarta como la siguiente (usted lector o lectora puede escoger otra):