Alrededor de las once de la mañana los taxistas informales levantaron el bloqueo que mantenían desde tempranas horas en la Ruta 32 a Limón, para demandar la atención de las autoridades en la solución de sus reclamos sobre condiciones legales de su trabajo.

El bloqueo fue levantado pacíficamente por los taxistas que habían impedido el tránsito de vehículos por la principal vía comercial del país, que conecta al Valle Central con los puertos de Moín y Limón, para llamar la atención del Gobierno y que se atendieran las formalidades que requieren para que se les considere legalmente transportistas.

Al momento de abrir la ruta 32, un contingente de la policía antimotines llegó al puente sobre el río Pacuare para dispersar a los manifestantes y restablecer el tránsito, que para entonces formaba largas filas en ambas direcciones.

La Fuerza Pública y la Policía de Tránsito iban con órdenes de reprimir a los porteadores si rehusaban levantar el bloqueo que mantienen desde tempranas horas de este lunes.

El director de la Fuerza Pública, Juan José Andrade, había adelantado que primero negociarían y que de no retirar el bloqueo iban a reprimir para restablecer el paso de vehículos.

La protesta contra el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) buscaba que se inicie el proceso de legalización de su condición de transportistas, bajo la figura de Servicio Especial Estable de Taxi (Seetaxi).