La huelga de los trabajadores de Japdeva entró en su sétimo día, sin visos de solución. El gobierno mantiene la posición en el sentido de que no puede negociar la cláusla 9.1 con la empresa APM Terminals, mientras que los sindicalistas exigen ésto como condición única para levantar la huelga.

Mientras tanto, el puerto sigue funcionando aunque más lentamente bajo el control de la Fuerza Pública.