“Los recortes presupuestarios propuestos afectarían al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y a los programas de los Centros de Educación y Nutrición y los Centros Infantiles de Atención Integral (CEN-CINAI)”, señaló la institución en un comunicado.

Los recursos, superiores a los 47.000 millones de colones, serían  destinados al Ministerio de Seguridad, el Ministerio de Justicia y el Organismo de Investigación Judicial.

“La Defensoría de los Habitantes llama a los diputados y a las diputadas a considerar que el monto que se pretende trasladar del PANI a otras partidas no corresponde en su totalidad al porcentaje de subejecución presupuestaria de la institución”, agrega la Defensoría.

El monto que se pretende trasladar incluye fondos correspondientes al 7% del impuesto de renta, que por primera vez se iban a trasladar al PANI, a pesar de que la Ley No. 7648 lo exige desde hace 20 años y la Sala Constitucional lo ha ordenado.

“Igualmente se llama la atención sobre el recorte presupuestario que afectará a la Dirección Nacional de CEN CINAI, programa que tiene como objetivo, contribuir a mejorar el estado nutricional de la población materno-infantil y un adecuado desarrollo de la niñez que vive en condiciones de pobreza y/o riesgo social”, apunta el comunicado.

“La evidencia científica ha demostrado la necesidad de invertir en primera infancia para lograr condiciones de salud y desarrollo de habilidades y destrezas que favorezcan una mejor calidad de vida futura”.

La Defensoría advirtió que una reducción en la inversión en la niñez y la adolescencia impactará negativamente en el cumplimiento de las obligaciones de Derechos Humanos del Estado frente a esta población, y en la capacidad para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 que requiere de acciones muy concretas y de inversión en favor de la niñez y la adolescencia.