Tras varios días de conversaciones y la mediación del Ministerio de Trabajo, las autoridades universitarias y los representantes de los trabajadores llegaron desde la madrugada del jueves a un acuerdo, que fue luego fue ratificado por una asamblea de los empleados.

El documento fue suscrito por el rector de la UCR, Hening Jensen, y la secretaria general del SINDEU, Rosemary Gómez, actuando como testigo el viceministro de Trabajo y Seguridad Social, Eugenio Solano.

Jensen explicó que entre los principales acuerdos está la puesta en marcha de un plan de contingencia para tratar de reubicar laboralmente a quienes hasta ahora han sido funcionarios del PAIS (Programa de Atención en Salud) en otras instituciones.

“Con ese objetivo, desde la semana anterior la Rectoría había iniciado una coordinación interinstitucional, que contó con una respuesta positiva por parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y de la Casa Presidencial”, señala un comunicado oficial.

Además, la UCR dispondrá de 14 plazas administrativas, que en total suman 13 tiempos completos, para la colocación de algunos funcionarios de PAIS en unidades académicas.

La Vicerrectoría de Administración dará seguimiento al proceso de reubicación de personal, según el acuerdo, pero las autoridades han dejado claro que la Universidad no puede garantizar el éxito de tales gestiones.

Empresa de economía social

Entre las propuestas formuladas por el SINDEU ,la UCR aceptó la de apoyar la creación de una organización de economía social solidaria, que dedique a la prestación de servicios de salud.

“La Rectoría intervendrá para que especialistas de la Institución en la materia los asesoren para crear un tipo de empresa, que tenga esa naturaleza especial de economía social solidaria”, indicó Jensen.

A partir de este acuerdo, el sindicato se comprometió a reanudar los servicios en los Ebais a partir de las 7:00 a.m. de este viernes y hasta que concluya el contrato de administración de estos centros, aproximadamente dentro de dos meses.

La Rectoría se comprometió a no tomar represalias contra los trabajadores ni reducir los salarios, en tanto la UCR no sea sancionada económicamente por la CCSS por los días dejados de laborar.