Las partes acordaron seguir las negociaciones el miércoles, pero no precisaron si podrían alcanzar un convenio, lo cual arriesga la continuidad de los trabajos de ampliación en la vía interoceánica. Esperan conciliar con el consorcio GUPC para que regresen a la construcción en los próximos días.

Las conversaciones entre la Autoridad del Canal y el Grupo Unidos por el Canal (GUCP) concluyeron la segunda jornada de negociación sobre la ampliación de la vía interoceánica, sin acuerdo alguno y con la promesa de que seguirá el diálogo.

Las partes acordaron seguir las negociaciones el miércoles, pero no precisaron si podrían alcanzar un convenio, lo cual arriesga la continuidad de los trabajos de ampliación.

"Seguimos hablando. Todavía no hay nada concluido", aseguró el administrador del Canal, Jorge Luis Quijano, tras su reunión con miembros del consorcio Grupo Unidos por el Canal y de la aseguradora Zurich.

La corporación liderada por la española Sacyr Vallehermoso, exige a la Autoridad del Canal que se le reconozcan sobrecostos por mil 600 millones de dólares ante un presupuesto solicitado por más de tres millones de dólares, que representa un 50 por ciento del costo.

En este momento, cuando la obra lleva un desarrollo de 65 por ciento, y los analistas prevén que si no alcanzan un trato la ampliación del canal podría detenerse hasta nuevo aviso.

El consorcio GUPC y la administración aún no coinciden en un fórmula financiera para inyectarle liquidez a los trabajos, la cual se ha reducido en un 75 por ciento luego del conflicto.

Quijano había anunciado después de su reunión con los representantes de Zurich, que la aseguradora tenía algunas propuestas, pero que no han sido divulgadas oficialmente. La empresa debe pagar una fianza de cumplimiento de por lo menos 450 millones de dólares.

La ampliación de una de las vías internoceánicas más importantes para el comercio de Centroamérica, Latinoamérica, Asia y Estados Unidos tiene un costo total de 5 mil 250 millones de dólares y busca duplicar la capacidad operativa del canal en 99 años.

Desde el conflicto iniciado el pasado mes de diciembre, la megaobra avanza paulatinamente y ha bajado la construcción. Unos 2 mil 500 trabajadores han dejado la construcción.