Los jueces condenaron a Héctor Cash a 90 años, a Ernesto Centeno y a Brayan Quesada a 87 cada uno y a Donal Salmón a 74, pero todas las condenas se reducen a la pena máxima establecida por el Código Penal, que es de 50 años.

Los sentenciados fueron condenados a 35 años por el homicidio agravado de Mora, más otra serie de penas por los delitos de secuestro, violación y robo agravado en contra de cuatro mujeres que acompañaban al joven ambientalista el día en que fue asesinado..

En un juicio anterior, en enero de 2015, otro tribunal había absuelto a los hoy sentenciados debido a alegados errores en la investigación y el mal manejo de pruebas por parte del Ministerio Público.

Sin embargo, la sentencia fue anulada por un tribunal de apelaciones que ordenó repetir el juicio oral y público con un nuevo tribunal de la provincia de Limón, 170 km al este de la capital

Los hechos se remontan a la madrugada del 31 de mayo de 2013, cuando Mora y cuatro mujeres, tres estadounidenses y una española, fueron emboscados en playa Moín mientras cuidaban nidos de tortuga.

El ambientalista, de 26 años, recibió golpes en la cabeza hasta quedar inconsciente y posteriormente fue amarrado a una camioneta y arrastrado por la playa, donde murió asfixiado por la arena.

Las mujeres fueron secuestradas por varias horas, maniatadas y ultrajadas sexualmente.

El asesinato de Jairo Mora, que causó una gran conmoción interna, puso de relieve la escasa protección que el estado costarricense da a los activistas ambientales, pese a ser un país que se promociona internacionalmente como "una democracia verde".