La Clínica del Dolor de la CCSS ha reorganizado todos sus servicios para atención remota de pacientes. Personal médico pide a sus pacientes #quedateencasa.

Los servicios de atención regular en los EBAIS está suspendida por la emergencia del coronavirus, pero los médicos siguen generando la recetas de los pacientes crónicos que desde hace unos días se entregan a domicilio a través de servicios voluntarios de empresas y vecinos que apoyan para evitar la exposición de personas con riesgo agregado. La directriz de la CCSS es que el menor número de personas se presenten en los centros de salud.

La pandemia de COVID-19 está provocando una crisis económica y de desempleo que afecta dramáticamente a las y los trabajadores muchos de los cuales están cayendo en la desesperación y la depresión al ver sus ingresos diezmados o no tener de dónde obtener ingresos para hacer frente a las necesidades básicas de sus familias.

Esto esté generando sufrimiento, crisis nerviosas o depresivas en muchas personas que están sanas pero que se ven muy afectadas por esta situación.

El confinamiento también hace su parte, muchas personas se sienten o están quedando abandonadas porque sus familiares no pueden acercarse a ellos o no asumen responsabilidad con sus adultos mayores o enfermos.

Ante esta situación, el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya anunció el inicio del servicio de consulta de apoyo psicológico por parte de la Caja al que se sumó el Colegio de Psicólogos de Costa Rica con un grupo de colegiados voluntarios. La consulta psicológica se brinda a través del 911 y se pide apoyo psicológico.

Sobre el abandono real, la Caja informó que 101 adultos muy mayores fueron abandonados en hospitales de todo el país por lo que están organizando un lugar para atenderlos fuera de los centros hospitalarios.

Clínica del Dolor

El Centro Nacional para el Control del Dolor y Cuidados Paliativos de la CCSS inició un plan piloto para hacer monitoreo de pacientes por vía remota, con el objetivo de dar una repuesta más oportuna al cambio de condición de salud que van presentando estos pacientes.

La doctora Catalina Saint-Hilaire Arce, directora general, explicó que este servicio permite que estos usuarios no tengan que ser trasladados a un servicio de emergencias o ser hospitalizados.

Las 57 clínicas de medicina del dolor y cuidados paliativos de todo el país también reorganizaron su prestación de servicios alineadas con las medidas sanitarias instruidas por el Ministerio de Salud debido al COVID-19.

Este servicio no funciona para todos los pacientes pero el plan piloto “inició en momentos en que el centro se ha reorganizado para darle continuidad a los servicios pese a la emergencia que está viviendo el país por el impacto del COVID-19 desde este mes de marzo de 2020”.

La reorganización incluye el servicio de terapia física, además de realizar la consulta por teléfono, les está desarrollando videos personalizados a cada paciente de los ejercicios que deben realizar, los cuales son enviados por correo o por WhatsApp.

Adicional, la consulta externa y la visita domiciliar la están dando por teléfono o por video llamada, para valoración, ampliación de tratamiento y así reducir la posibilidad de atender al paciente en las instalaciones del centro o irlo a visitar. Estas clínicas están implementando la tele-consulta tanto en la consulta externa como en la visita domiciliar para sus pacientes calificados.