Vistas del fragmento principal del Meteorito de Aguas Zarcas, recuperado en el poblado La Caporal, en Aguas Zarcas de San Carlos, y de un fragmento menor. Foto: UCR

Expertos de la Escuela Centroamericana de Geología de la Universidad de Costa Rica (UCR) confirmaron que la roca caída el 23 de abril pasado en el cantón de San Carlos, Alajuela, es un meteorito, al que llamaron “Meteorito de Aguas Zarcas”, se indicó hoy en un comunicado.


“El evento de Aguas Zarcas es un hallazgo extraordinario y de gran interés científico a nivel nacional e internacional, que trasciende cualquier posible valor económico que pueda ser asignado a los fragmentos”, aseguraron los geólogos Gerardo Soto Rodríguez, Óscar Lücke Castro y Pilar Madrigal Quesada en el informe preparado tras su visita el 26 de abril a la Zona Norte.


Los especialistas tuvieron acceso a un fragmento, que cayó en una casa en Aguas Zarcas. Pesa 1071 gramos y es probable que tenga una edad de 4560 millones de años. Se trata de un meteorito condrítico, compuesto por silicio, hierro y magnesio, con partículas internas de pequeñas esferas fundidas en procesos de alta temperatura durante la formación del Sistema Solar y la Tierra, se explicó.


Los profesionales resaltaron que “la estructura de meteoritos condríticos es de gran importancia para el estudio de la edad y la composición del Sistema Solar, así como para entender la génesis de las partículas de origen orgánico que posteriormente permitió el desarrollo y evolución de la vida en el planeta”.


“Estos meteoritos preservan el único registro de la composición geoquímica, isotópica y mineralógica de los primeros millones de años de historia del Sistema Solar”, concluyeron.


Esta es la primera vez que un equipo de científicos costarricenses tienen la oportunidad de observar y analizar un meteorito recuperado en suelo nacional. El 1 de abril de 1857 un fragmento del objeto que cayó en el país fue llevado a la Universidad de Chile, donde fue analizado por Ignacy Domeyko, informó la UCR.