El presidente Carlos Alvarado y  el ministro de Salud, Daniel Salas, han estado en el centro de la atención pública en el marco de la pandemia.

Pese a la fuerte caída en los ingresos de las familias provocada por la pandemia, el 70% de los encuestados considera buenas o muy buenas las decisiones económicas adoptadas por la administración, frente a un 19% que las califica de malas o muy malas.

En noviembre de 2019, en medio de un escándalo político provocado por el funcionamiento de una oficina de información en la Casa Presidencial, el presidente Alvarado llegó al punto más bajo de popularidad, con el solo 22% de opiniones positivas.

Desde entonces, la popularidad del presidente ha subido 43 puntos porcentuales, hasta 65%, el más alto de su administración y también el más alto para anteriores presidentes desde 1995.

Según el CIEP, la mejora en la imagen de Alvarado y de su gobierno podría estar relacionada con la aplicación del Plan Proteger, que distribuye ayudas en efectivo a las familias más afectadas económicamente por la paralización que causa la pandemia.

En cuanto al gobierno en su conjunto, la evaluación de la ciudadanía también muestra un incremento muy significativo con respecto a la medición de noviembre. El 76% de las personas consideran la labor del gobierno buena o muy buena, frente a un 9% que la califican negativamente.

Varias instituciones públicas también experimentaron una notable mejoría de imagen, particularmente el Ministerio de Salud, con una nota de 9 y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) con un 8,3.

La encuesta se desarrollo del 13 al 22 de abril. Se entrevistó a 1042 personas mayores de 18 años con teléfono celular y el margen de error es de + - 3 puntos porcentuales.