Los recursos son parte de los ¢9.500 millones que el Poder ejecutivo destinó a mitigar los impactos de El Niño mediante un decreto el año pasado, explicó el director de Extensión Agropecuaria del MAG, Felipe Arguedas.

“La idea es ayudar a los productores a levantarse de esta afectación y a la vez fortalecer la seguridad alimentaria del país”, señaló el funcionario.

De los 2.600 millones, 1.600 se destinarán al Pacífico Norte y 1.000 al Pacífico Central, precisó.

Los fondos se utilizrán en la compra de semillas, fertilizantes, fungicidas, herbicidas, almácigos de café, pacas, melaza, minerales, concentrados, y azúcar para las abejas, entre otros insumos que se entregarán a los productores en el mes de junio.

Con esto se buscará atenuar los impactos ocasionados por l disminución de las lluvias, que causan merma en los rendimientos, pérdida de cultivos, disminución de la floración, aumento de enfermedades y plagas, entre otros problemas.

Por otra parte, personal técnico iniciará un rastreo en el campo para verificar la situación del ganado y otros animales que se han podido ver afectados por la escasez de agua y las altas temperaturas, especialmente en Guanacaste.

Ante la inminencia del ENOS (fenómeno del Niño), el MAG viene tomando medidas de preparación desde el año pasado, como la compra de tanques de 75 tanques de agua, 12.000 pacas de heno, bombas para agua y otros equipos para riego, que han sido distribuidos a unos 600 productores de Guanacaste.