Esa situación que llegó a afectar a casi 3.000 costarricenses registrados antes de 1970, hizo que Costa Rica decidiera dar el primer paso para salvar vidas al inscribir el primer “Programa de Preparación de Sueros Antiofídicos” del país a cargo del Ministerio de Salud.

Un hito histórico que permitiría la producción del primer lote de suero antiofídico en marzo de 1967, el nacimiento del Instituto Clodomiro Picado (ICP/UCR) en 1970, y su posterior ingreso a la Universidad de Costa Rica (UCR) en 1972.

Este 2017, 50 años después de producir el primer lote, el ICP/UCR conmemora la experiencia científica, el conocimiento técnico y las herramientas tecnológicas que le han permitido aportar al tratamiento efectivo y de calidad contra los envenenamientos causados por mordeduras de serpientes. Una de las enfermedades tropicales desatendidas más distribuidas en el mundo de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La contribución continua del Instituto permite afrontar un problema de salud nacional que afecta a unas 600 personas cada año en Costa Rica y también beneficiar a otros países en vías de desarrollo en África, Asia, Oceanía y América Latina, que de otra manera carecerían del acceso a este recurso vital.

De acuerdo con el Dr. Alberto Alape Girón, director del ICP/UCR, se calcula que anualmente más de cuatro millones de personas son víctimas de accidentes ofídicos a nivel mundial; de esa cifra, casi 100.000 mueren.  Sin embargo, al ser una problemática alojada principalmente en países pobres, resulta del desinterés de las grandes compañías farmacéuticas por considerarse un negocio poco rentable.

El aporte social del ICP/UCR va más allá de una visión mercantilista y ha logrado dar respuesta a un problema de salud pública mundial al proporcionar anti-venenos a países en pobreza, transferir conocimiento y posicionar a Costa Rica como el único en la región Latinoamérica en ser autosuficiente en la producción de sueros antiofídicos.

“Los anti-venenos son medicamentos esenciales. Desde sus orígenes el ICP/UCR abordó el problema de envenenamiento ofídico mediante una estrategia que se combina actividades de producción, con investigación científica y tecnología”.

“Además de la docencia, capacitación del personal médico” la Universidad desarrolla un programa de extensión social en las comunidades “en riesgo” dijo el científico. “El sentido colectivo de todo un equipo de trabajo, así como la búsqueda de la excelencia y la mejora continua, han marcado la identidad del ICP/UCR” afirmó el Dr. Alape.

El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica también se ha destacado en el campo de la investigación. En total, ha generado más de 650 publicaciones en revistas científicas, y actualmente ocupa una posición de liderazgo internacional. Esto le ha permitido convertirse en un referente para el estudio y la búsqueda de soluciones al problema de los envenenamientos por mordeduras de serpiente.

(* Oficina de Divulgación e Información)