La Oficina de Investigación Económica de Estados Unidos, define una recesión como la reducción significativa de la actividad económica por varios meses. Foto Cristina Rodríguez/ Archivo

El director de Moody´s Analytics para América Latina, , Alfredo Coutiño, explicó que la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, (NBER, por sus siglas en inglés) define una recesión como una reducción significativa de la actividad económica por varios meses, lo cual se refleja normalmente en el Producto Interno Bruto (PIB) real y otros factores, como el empleo, la producción industrial y el consumo al mayoreo y menudeo.

“Una combinación de las dos definiciones anteriores, aplicada a la economía mexicana, indica que tanto la actividad económica como la producción industrial, el empleo y las ventas al mayoreo ya reportan contracciones en al menos los dos últimos trimestres”, señala en el reporte.

El especialista explicó que la recesión técnica en México comenzó en el último trimestre de 2018, y dijo, que, esto es una indicación “no solo de que existe el riesgo de una mayor contracción económica, sino incluso de que ya hay una recesión técnica”, la cual, se extendió a lo largo del primer trimestre de este 2019.

Aclaró que en base a los resultados del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), este se contrajo 0.2 por ciento en el cuarto trimestre de 2018 y 0.1 por ciento en el primer trimestre de 2019.

“A tasas anualizadas, como se usa en los Estados Unidos, la contracción de la actividad económica fue de 0.95 por ciento en el cuarto trimestre de 2018 y de 0.28 por ciento en el primer trimestre de 2019”, detalló.

Precisó que la producción industrial, ajustada por estacionalidad, presenta también dos trimestres de contracción: 1.7 por ciento en el último trimestre de 2018 y 0.2 por ciento en el primero de 2019, a tasas trimestrales.

Coutiño sostuvo que la tasa de ocupación a nivel nacional reporta la misma historia, ya que a tasas trimestrales, dicha tasa es de inferior en 0.04 por ciento y 0.13 en los mismos dos trimestres, lo cual, se refleja en alzas de la tasa de desempleo a 3.36 por ciento y 3.49 por ciento en el periodo de referencia.

“A pesar de que las ventas al menudeo solo reportan un trimestre de contracción, las ventas al mayoreo ya presentan tres caídas trimestrales de 0.9 por ciento, 0.7 por ciento y 1.2 por ciento, desde el tercer trimestre de 2018 al primero de 2019”, aclaró.

En dicho reporte, puntualizó que dado que cuatro de los cinco indicadores mensuales usados por el NBER de Estados Unidos, ya reportan contracciones trimestrales consecutivas.

La recesión en su definición más amplia podría confirmarse si el crecimiento del PIB en el segundo trimestre no va más allá de 0.5 por ciento a tasa anual ajustada por estacionalidad. Lo que implicaría que el crecimiento en el segundo trimestre sería inferior en 0.1 por ciento, con respecto al trimestre previo”, agregó el director de Moody´s Analytics para América Latina.