Se hicieron grupos de trabajo en varias áreas, particularmente el área temática en donde se constituyeron grupos de expertos para hacer propuestas concretas.

Desde el inicio, fue claro que los intereses eran muy variados y algunos de ellos incompatibles con la idea original de presentar a la ciudadanía una oferta que rompía con lo acontecido en la política nacional hasta ahora.

En Febrero de este año, en una asamblea en donde estuvieron presentes más de 130 personas, por votación directa, fue elegida una comisión para concretar la tarea de incorporar a los movimientos sociales y articular los partidos políticos que fueran invitados.

Esa comisión decidió, a partir de entonces, que el nombre cambiaría a Coalición Viva.

Después de varias discusiones valorando quiénes deberían participar y quiénes no, se invitaron a formar parte de esta iniciativa a los partidos Acción Ciudadana, Alianza Patriótica, Frente Amplio y Patria Nueva. Explícitamente excluidos fueron los llamados  “partidos turecas “,  que negocian su voto al mejor postor (evangélicos, PASE) y el PUSC y libertarios, no así  sus votantes que no se sienten representados por esas cúpulas.

El Partido Acción Ciudadana en su penúltima asamblea decidió hacer una  convención abierta para escoger su fórmula presidencial y delegó la fecha de la convención a su Tribunal Electoral Interno que decidió que sería después del 1o. de Agosto, fecha límite para que una coalición se pudiera inscribir ante el Tribunal Supremo de Elecciones. Días después rectificó y la fecha se cambió para el 21 de Julio y de una vez convocó a su Asamblea Nacional una semana después con intención de ratificar al o la candidata electa en esa convención y decidir si aceptaba la coalición.

La convención se logró en solo cinco semanas y en ella votaron alrededor de 23.000 personas. Los resultados fueron muy cercanos entre dos candidatos, razón por la cual se decidió hacer un conteo manual esperando los resultados definitivos en pocos días; hubo varias impugnaciones, particularmente de la distante tercera candidata lo cual ha impedido que se declare un ganador

En las últimas semanas se formaron subcomisiones en la Coalición Viva para tratar temas específicos como escogencia de la fórmula presidencial, diputados, deuda política, nombre y bandera que sería impreso en las papeletas para las elecciones y otros temas.

Desde el inicio, se sabía que esos eran temas difíciles y que era necesario que los partidos políticos cedieran en algunos de ellos pensando en la Patria.

Desgraciadamente, pronto se hizo evidente que el nombre Patria se usa en vano por grupos cuyo interés primordial es  obtener una curul y que no hicieron sus tareas encomendadas en esas comisiones y se dedicaron a obstaculizarlas.

Uno de esos partidos se retiró. Entre los restantes tres hubo intensas negociaciones en las últimas semanas, llegando a una fase en donde se hablaba de ¨diferencias de puntos y comas¨.

Sin embargo, en la última noche, previa a su asamblea, el PAC extrañamente decidió que el tiempo se había agotado al no poder presentarle a su Asamblea Nacional a la mañana siguiente el producto terminado.

¿Hubiera sido diferente si el PAC ya habría proclamado a uno de los dos candidatos con mayoría de votos, quienes claramente apoyaban la coalición? Sería de esperar que al final la opinión de ese candidato hubiera tenido mucho peso en la decisión final. Casualmente, el que no hubiera candidato en ese momento tiene que ver con las múltiples impugnaciones de la distante tercera candidata quien de previo había expresado su renuncia a una posible coalición. Lo lógico hubiera sido presentar ante la asamblea lo hasta ahora acordado, que la asamblea lo discutiera, se regresara a las mesas de negociación y al día siguiente, domingo, ratificara o no lo acordado.

Para complicar más las cosas, después de la decisión del PAC anunciada en la Asamblea Nacional, el tres veces candidato en declaraciones telefónicas dijo que el PAC no necesitaba ir en coalición, opinión expresada con anterioridad no obstante algunas declaraciones públicas al contrario, ¨ de los dientes para afuera  ¨.

No basta con proclamar  “el retorno a los postulados éticos fundacionales “, del PAC; se debe practicar la ética en la vida diaria.

Nota: lo anterior son opiniones personales que no reflejan las opiniones de ningún grupo del PAC o de la Coalición Viva.

(* Co-fundador y ex Asambleísta Nacional, Partido Acción Ciudadana. Miembro de la Coalición Viva).