La presidenta Cristina Fernández de Kirchner agradeció "profundamente a todos los integrantes de este espacio del Mercosur su solidaridad, su acompañamiento" ante la disputa de la Argentina con los fondos buitre. Durante su discurso de este lunes recordó la alta adhesión a los canjes de deuda y destacó el proceso de desendeudamiento, incluyendo el pago realizado ayer al Club de París.

Explicó que "no hay una figura legal o jurídica" para el bloque que impuso el juez Thomas Griesa al dinero depositado por el Gobierno para abonar el vencimiento de los bonos que entraron a los canjes de deuda. "Los fondos están inmovilizados sin que nadie decida sobre ellos y sin que puedan llegar a sus legítimos dueños que son los dueños de bonos reestructurados", remarcó.

Mencionó que el "ataque de los fondos especulativos llega "justo ahora, cuando Argentina está totalmente desendeudada, cuando Argentina tiene la certeza del autoabastecimiento energético no más allá del 2018". Y culminó comparando la situación de la deuda externa con la narrada por Gabriel García Márquez en su cuento “La increíble historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada", en el que la nieta era prostituida por su abuela para pagar una deuda que siempre se multiplicaba. "Yo soy abuela, pero de Néstor Iván Kirchner", concluyó.

Antes, el presidente venezolano Nicolás Maduro, anfitrión de la Cumbre, ratificó el apoyo del Mercosur a la Argentina en el conflicto con los fondos buitre y remarcó. "Cuente la presidenta Cristina con todo el respaldo militante de nuestros gobiernos para acompañarlos y además para salir airosos de esta dura batalla que están dando por los derechos económicos de los argentinos y de todos los que compartimos este espacio de búsqueda", expresó.

Añadió que esto "no es un daño a Argentina, sino a todos nuestros países del Sur". Y recordó palabras del uruguayo José Mujica en la reunión en privado: "Hay que ir más allá de las declaraciones en el acompañamiento y hermanamiento con Argentina".