El 26 de agosto, es el día en que la Universidad de Costa Rica celebra su cumpleaños y en esta ocasión cumplió 71 años de fundada y 70 del inicio del primer ciclo lectivo. Las celebraciones se realizaron el viernes último en la Facultad de Derecho y fueron engalanadas con la presencia de 76 de los primeros ex alumnos de la UCR, 43 mujeres y 36 hombres, que forman parte de las primeras generaciones de graduados entre 1941 y 1950.

La rectora Yamileth González, en la ocasión, destacó que la UCR es la heredera de una larga trayectoria histórica en la que líderes han apoyado a la educación como mejor vía de progreso para el país, hizo alusión a la lucha que libran los estudiantes chilenos en defensa de una educación pública y de calidad y exhortó a seguir defendiendo la autonomía universitaria en todo el continente.

Estas 76 personas “que coleccionan hijos, nietos y bisnietos, contagiaron a autoridades, académicos, administrativos y estudiantes presentes, con una energía inédita que solo podría recibirse de “robles” que tuvieron el privilegio de formarse como profesionales en la naciente Universidad de Costa Rica y, a la vez, ser parte de la historia ayudando a forjar una Costa Rica más democrática y justa, a partir de los años 50 del siglo pasado” resaltó la Oficina de Divulgación de la UCR.

Durante la Sesión Solemne del Consejo Universitario en la que se conmemoró el 71 aniversario de su fundación y los 70 años del primer ciclo lectivo, que inició el 7 de marzo de 1941, fueron oradores especiales Georgina Ibarra Bejarano, graduada en Letras y Filosofía, en 1945; Alberto Cañas Escalante, graduado en Leyes, en 1944; y el odontólogo Hernán Cartín Montero, uno de los primeros docentes de la Institución.

Mujeres UCR

Con la vos trémula por la emoción, doña Georgina narró retazos de su vida y la encrucijada que tuvo que enfrentar en 1940 cuando se debatía entre “estudiar mecanografía y taquigrafía, bordado a máquina, costura, trabajos manuales, inglés o pintura, que era a lo que aspiraban las mujeres de entonces”.

Para Georgina la apertura de la universidad significó gran ilusión y compromiso y cuatro bellos años de formación “en los que esa generosa y sabia madre nos acogió y nos dotó de los instrumentos apropiados para retornarle a nuestra querida Costa Rica lo que ella nos ha dado”. Hizo votos porque a la vuelta de los años, alumnos y ex alumnos de la UCR sientan, como ella, una inmensa gratitud hacia su Universidad. Ejerció su profesión como profesora de psicología, filosofía y español en el Colegio Superior de Señoritas.

Generación rebelde

Haciendo uso de su excelente don de orador, el escritor Alberto Cañas, dijo que fue uno de los alumnos de la naciente UCR que no estuvo presente en la inauguración del Ciclo Lectivo de 1941, pues a la misma hora, junto a gran cantidad de sus compañeros, se encontraba participando en una marcha por las calles de San José.

“Con don Alfredo González Flores a la cabeza, protestábamos contra un contrato firmado por el gobierno de Calderón Guardia para consolidar a la empresa Electric Bond and Share, como dueña de la electricidad costarricense”, dijo con aplomo.

Rebelde confeso, como cree fueron buena parte de sus congéneres, Cañas explicó que uno de los grandes triunfos de esa generación, tal vez el más grande inicialmente, fue cuando los estudiantes universitarios junto con colegiales de toda la Meseta Central, se fueron a las calles durante tres días, en mayo de 1943.

Protestaban entonces contra un proyecto del Gobierno para que el día de las elecciones los votos no se contaran en las mesas, sino que se enviaran al Congreso para que los contaran los diputados. Sin embargo, recordó, la presión del estudiantado pudo más y el 15 de mayo, el propio Ministro de Educación, Luis Demetrio Tinoco, salió al balcón del Congreso, donde hoy se ubica el Banco Central, a comunicarles que el Gobierno había archivado el proyecto.

“Yo siempre he sostenido que fue el día de gloria de la juventud costarricense, y afirmo y casi podría demostrarlo, que el 15 de mayo de 1943 comenzó la Revolución de 1948. El capitán de los estudiantes fue un hombre de nuestra generación, que ya no era estudiante y que daba clases en la Universidad de Costa Rica: era Rodrigo Facio”, rememoró.

Para Cañas, no hay duda de que la historia de nuestro país está unida a la Universidad de Costa Rica, porque fue en el Alma Mater donde surgieron los cambios que a partir de 1950 han hecho de Costa Rica una nación diferente.

Finalizó diciendo que corresponde ahora a la juventud costarricense de hoy, seguir saliendo a las “benditas” calles de San José a volver el país al revés, para recuperar lo perdido en las últimas décadas y defender logros como la Caja Costarricense de Seguro Social.

Un Precursor

Con una elocuencia digna de admiración, a sus 94 años, el doctor Hernán Cartín, también atrapó la atención de los presentes.

Docente en la Facultad de Odontología durante 37 años desde 1945, a don Hernán le correspondió junto a colegas de la época como los doctores Hernán Bolaños, Rolando Carrillo Echeverría, Ramón García y José Aurelio Ortiz, todos de grata memoria, la difícil tarea de hacer surgir la odontología en Costa Rica.

Recordó cómo paralelamente a su práctica profesional, día a día se reunían para conformar el currículo de formación de los primeros alumnos de Odontología de la UCR, a partir de 1942.

Para él, no cabe duda, que el desarrollo académico que logró durante días, meses y años de trabajo un grupo de 15 a 20 profesionales en la materia, forjó lo que luego se conoció como la época de oro de la Facultad de Odontología.

Lo particular del trabajo de este grupo, puntualizó Cartín, fue que se preocupó no solo por formar excelentes profesionales en Odontología y en el campo de la salud en general, sino también por forjar buenos ciudadanos con un sentido ético muy especial.

Citando al psicólogo Mariano Coronado, el doctor Cartín dijo sobre todo a los presentes de 60 años y más, que la juventud no es una época de la vida, sino un estado de la mente. “No es una cuestión de mejillas rosadas, de labios rojos y rodillas ágiles, es un templo de nuestra voluntad, una cualidad de nuestra imaginación, un vigor de las emociones, una frescura de las fuentes profundas de la vida”, concluyó.

La Nueva etapa

Durante la Sesión Solemne, el doctor Alberto Cortés Ramos, director del Consejo Universitario, rememoró la figura de Luis Demetrio Tinoco Castro, quien como Ministro de Educación de entonces, fue el impulsor de la reapertura de la Universidad en el país y rector interino de la Universidad de Costa Rica.

Citando al mismo Tinoco, Cortés comentó que “la fecha de creación de la Universidad quedó grabada a perpetuidad en la historia moderna de Costa Rica.  Es decir configuró una nueva etapa de la historia nacional: antes y después de la creación de la UCR, por ser un hito que cambiaría el desarrollo económico, social, político y cultural del país”.

Cortés resaltó que “bastaría con hacer un listado de lo que no existía antes, para comprender lo manifestado por Tinoco: formación profesional en disciplinas de todas las áreas del conocimiento, institutos y centros de investigación, proyectos académicos de extensión docente y acción social y capacidad de orientación de la opinión pública en temas fundamentales para el desarrollo nacional”.

Al dirigirse a los invitados e invitadas especiales de la actividad, Cortés recordó que si bien la UCR ha graduado en siete décadas miles de estudiantes con una sólida formación profesional y ética, estos primeros graduados universitarios del siglo XX fueron fundamentales en la legitimación social necesaria para que la Institución pudiera crecer y desarrollarse como lo ha hecho en estos 71 años.

El cierre de las celebraciones estuvo a cargo de la rectora, Yamileth González, quien destacó que la Institución celebra este aniversario 71 consciente de su responsabilidad, de sus aportes a un desarrollo armónico y extensivo del país, de su potencial para generar proyectos, aprovechar las nuevas tecnologías y contribuir con la creatividad y pertinencia al mejoramiento de la calidad de vida de las mayorías.

González resaltó de forma particular, las luchas que dan en este momento miles de estudiantes en Chile, por hacer valer el derecho a la educación, “un reclamo y una lucha cuyo eco llega desde esos confines hasta nuestro territorio” dijo.

“Hoy más que nunca es urgente mantener una alerta permanente de defensa de la autonomía financiera de las universidades estatales, alertó la Rectora, sin olvidar que en ningún momento de la historia de la humanidad como hoy, la inversión en educación superior ha sido muy importante para construir una sociedad que promueva la investigación, la innovación y la creatividad”.

González finalizó manifestando el orgullo de compartir con estos primeros graduados de la Institución en el siglo XX, porque con su ejemplo de vida dieron testimonio de haber cumplido fielmente los deberes y responsabilidades que les impuso el ejercicio de su profesión y haber hecho un aporte invaluable al desarrollo nacional” concluyó la Rectora de la UCR.