El Observatorio de los Derechos Reproductivos, del Centro de Investigación en Estudios de la Mujer (CIEM), hace un llamado a las autoridades sanitarias a velar por la adecuada atención en el marco de la pandemia de los derechos reproductivos de las mujeres embarazadas y la debida atención de los próximos nacimientos.

La coordinadora del Observatorio, Gabriela Arguedas, recordó que el Estado costarricense tiene la responsabilidad de mantener la atención de estas mujeres incluso en el periodo de parto y posparto, “como un grupo prioritario en medio de cualquier contexto”.

Agregan las universitarias, que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Ministerio de Salud “deben buscar alternativas de organización, que les permitan continuar brindando un servicio de calidad para evitar que el costo de la pandemia lo paguen las mujeres y adolescentes embarazadas”.

“Un servicio inadecuado a esta población podría generar un aumento de la mortalidad materna y neonatal o bien, de la morbilidad materna, que corresponde a secuelas físicas y mentales experimentadas como resultado de complicaciones en el embarazo, parto o postparto” precisaron las expertas.

“Es comprensible que todas las necesidades de atención de salud se hayan visto afectadas por la pandemia, pero la situación no puede dejar desprotegidas a poblaciones como las mujeres embarazadas ni causar que se les dé una atención de menor calidad”, aseguró Arguedas.

“Es indispensable mantener una alerta constante, llamando la atención de las autoridades sanitarias sobre las necesidades de salud de las mujeres, para que entren en la agenda prioritaria, sobre todo cuando estamos hablando del embarazo, parto y postparto”, enfatizó la investigadora.

CONTEXTO AUMENTA RIESGO DE VULNERACIÓN DE LAS MUJERES

El Observatorio también alerta sobre los factores contextuales que podrían incrementar el riesgo de vulneración de las mujeres en periodo de embarazo, parto y posparto, al tiempo que señala la importancia de sensibilizar al personal de salud que las atiende sobre factores que en condiciones regulares no se tienen en cuenta.

Arguedas advirtió sobre el alarmante panorama que se pronostica para el país en los próximos meses, como resultado de la pandemia, por lo que solicitó a la CCSS que “desarrolle planes de contingencia y defina los procedimientos para brindar la mejor atención posible a este grupo”.

Sumado a lo anterior, señaló la necesidad de facilitar al personal de salud la información actualizada y el conocimiento que se ha generado sobre COVID-19, embarazos, parto y posparto en otros países y “de esta forma evitar errores en la atención de las mujeres embarazadas contagiadas con el virus”.

“Este es un llamado de alerta respecto a la forma en que el contexto de la pandemia pone en riesgo y vulnera a estas mujeres. Sus necesidades no se pueden postergar o reagendar, su atención debe darse de manera adecuada”, puntualizó.

Observatorio de los Derechos Reproductivos, Dra. Gabriela Arguedas Ramírez,  maria.arguedasramirez@ucr.ac.cr. TE 8389-6330.