“Hemos convocado nuevamente a la dirigencia de Sintrajap para que reanudemos la negociación inciada el pasado lunes, de modo que podamos avanzar el día de mañana con la finalización de esta huelga que empezó hace ocho días en Limón”, dijo Morales en conferencia de prensa.

El ministro dijo que los sindicalistas pueden tener confianza en que el gobierno del presidente Solís tiene la voluntad de fortalecer JAPDEVA y promover el desarrollo de la provincia de Limón.

“Mirando a los ojos a la dirigencia de Japdeva y a sus trabajadores les hemos dicho que no será la administración del presidente Solís el que le ponga un candado a Japdeva, queremos ponerla a la altura de los nuevos tiempos, queremos convertirla en la institución que realmente requiere el desarrollo de la provincia de Limón”, afirmó Morales.

Sin embargo, el ministro dijo que debe estar “clarísimo” para los dirigentes sindicales que el gobierno será respetuoso de las resoluciones que emitan los órganos de nuestro sistema jurídico, y que el sindicato puede seguir plateando las acciones legales que considere convenientes ante los tribunales y los órganos de fiscalización del país. “El gobierno respetará lo que esos órganos resuelvan”.

Solo falta que nos traigan los pintacaritas

Por su parte, el secretario general de Sintrajap, Ronaldo Blear, dijo que la de esta jueves será la última ocasión en que vengan a San José a escuchar los planteamientos del gobierno, porque "esto no es una negociación".

"Solo falta que nos traigan los payasos para que nos pinten las caritas", dijo el sindicalista, en referencia al hecho de que el gobierno no acepta negociar la principal demanda por la que fue convocada la huelga: la eliminaciónd de la cláusula 9.1 del contrato que otorga a APM Terminals el monopolio de la carga y descarga de mercaderías.

Blear dijo que si no se avanza en ese punto, serán los funcionarios del gobierno lo que tengan que ir a Limón a negociar porque ellos están cansados de ese juego y tienen temor de sufrir un accidente o ser emboscados en en el camino, aunque no dijo por parte de quién.

El ambiente sigue tenso en Limón. El sindicato asegura que el gobierno puede negociar con APM la cláusula de exclusividad, pero el gobierno asegura que ya ha planteado este tema a la empresa y ésta se niega a negociarla. El contrato  ya ha sido refrendado por las máximas instancias judiciales del país y la administración afirma que no puede actuar en contra de la legalidad establecida.

Mientras tanto, la situación sigue tensa en Limón y los muelles siguen operando con personal contrado ad-hoc por el gobierno y bajo estrecha vigilancia de contingentes policiales.