Este año, la declaración del impuesto de renta trae consigo una serie de novedades importantes que se enmarcan en nuestras dos líneas claras de acción general: facilitar el cumplimiento y controlar el fraude. Es importante que la ciudadanía conozca las razones por las que estamos haciendo los cambios que se han venido dando durante los últimos meses.

 

Es muy importante que, así como la mayoría de nuestros pagos se hacen por medios electrónicos, pagar impuestos sea posible hacerlo también. Hemos desarrollado el Eddi 7, un software de ayuda para declaración con el que, junto con el proyecto de conectividad con los bancos que hemos bautizado Tributación Directa, usted podrá realizar la declaración en su casa u oficina, subirla a un sitio seguro, generar un número de recibo y con ese recibo, pagar desde la página del banco de su preferencia.

 

Esta acción se enmarca dentro del gran esfuerzo nacional para simplificar trámites y reducir nuestro impacto en el ambiente. Junto a ello y en la misma línea, hoy se pueden legalizar libros electrónicos y llevar la contabilidad en sistemas sin tener que tener libros legales o contables de papel.

 

Rendición de cuentas.

 

En lo que pretende ser una buena práctica que se instaure de manera definitiva en la institución, rendimos cada tres meses cuentas sobre nuestros planes y su nivel de ejecución ante la Contraloría General de la República.

 

Igualmente, publicamos con frecuencia criterios sobre nuestra interpretación de las normas fiscales y hemos actualizado y remozado preguntas frecuentes en nuestro sitio para que las personas puedan conocer nuestra posición sobre los aspectos más relevantes de su declaración, e inclusive hemos publicado un número importante de ellas en inglés (dgt.hacienda.go.cr/preguntasfrecuentes).

En la línea de la transparencia y la facilitación del cumplimiento voluntario, publicamos recientemente una serie de márgenes de utilidad de referencia para que Ud. pueda revisar si su declaración es acorde con parámetros razonables de ganancia para su actividad.

 

Acciones y controles.

 

La ciudadanía ha sido testigo de nuestras acciones, desde el cierre de negocios que han sido reincidentes en sus conductas injustificadas a negocios de todo tamaño, hasta la denuncia pública del comportamiento desafortunado de ciertos sectores de la economía, práctica que continuará durante el 2012, año en que por primera vez, haremos públicos los sectores que serán auditados en el plan integral de control tributario.

 

Hemos visitado este año más de 18.000 contribuyentes que han presentado declaraciones que no se corresponden con datos declarados por otros.

 

Hemos escogido más de 700 casos de individuos, en su mayoría profesionales, que no han declarado correctamente o no han declarado del todo y hemos obtenido información valiosa sobre pagos de bancos y hospitales a abogados, peritos y médicos, con el fin de cruzar esta información y propiciar declaraciones que reflejen esos pagos. Igualmente, hemos solicitado a los contribuyentes más grandes del país, nos faciliten sus estados financieros con el fin de poder escoger mejor a quienes se fiscalizan y no fiscalizar siempre a los mismos incentivando de esta manera el buen perfil fiscal y evitándole a los buenos ciudadanos corporativos, la molestia de una actuación de control.

 

Estamos en esa misma línea revisando los criterios para considerar quiénes son los grandes contribuyentes para incorporar a nuevos y sacar otros que no requieren controles inmediatos ni constantes con el fin de enfocar nuestras energías en el combate del fraude tosco y desenfadado, que no solo carcome la confianza en nuestras instituciones sino que hace un gran daño a la economía formal.

 

Esfuerzo de todos y todas. Nosotros no preparamos la declaración de las empresas ni de los profesionales. Son ellos mismos y ahí radica entonces una importante reflexión para este 2011: es usted quien define el monto final de sus impuestos. No se puede recargar en una sola institución la inmensa responsabilidad de controlar a todos.

 

Debemos partir del hecho que la mayoría cumple correctamente y que es un número que debe ser cada vez menor, el que require controles estrictos. Por eso, es importante no olvidar que declarar y pagar los impuestos es, junto al voto, el acto más significativo de la democracia.

 

Solo quien contribuye correctamente y acorde con las leyes vigentes está en posición de reclamar por mejor gestión pública de los recursos. Yo le quiero invitar hoy, junto con funcionarios y funcionarias de Tributación, a mirar la declaración de impuestos de otra manera.

 

El patriotismo es mucho más que un estado de emoción al entonar el himno o al ver el reconocimiento de nuestros logros como país en el concierto de las naciones, es una responsabilidad que cada uno debe asumir sin escatimar esfuerzos, sin mentir, sin ocultar su verdadera fuerza para contribuir. Costa Rica es demasiado importante como para defraudarla.