El presidente Luis Guillermo Solís señaló que “hemos acordado una transición sin sobresaltos, él va a mantener el mando de la Fuerza Pública y de seguridad del Estado de su área, hasta que se nombre a su sustituto”.

Gamboa desmintió rumores sobre las razones de su renuncia como un supuesto ofrecimiento del ministerio de la Presidencia así como roces o diferencias con el ministro de Ambiente Edgar Gutiérrez, por haber participado en la marcha de desagravio a Jairo Mora, por la sentencia del juicio que absolvió a los acusados por el homicidio.

El presidente Solís aclaró, ante preguntas de la prensa, que no va a mover a ninguno de los ministros en funciones para cubrir la plaza de Seguridad y adelantó que el nombre del sustituto lo va a anunciar la próxima semana.

También se refirió a la insistencia de la prensa sobre presiones para que el ministro Melvín Jiménez renuncie, a lo que el Mandatario respondió que no existe intensión de retirar al ministro de la Presidencia de su cargo ni de este de irse.

Gamboa se mostró satisfecho de su regreso al Ministerio Público donde desempeñó varios cargos, “siempre he estado comprometido con la función de la Fiscalía General de la República” dijo y puntualizó que va a colaborar en forma directa con el Fiscal General, Jorge Chavarría.

Las razones de la renuncia quedaron flotando en el aire, no se dio una sola explicación concreta, que convenciera. Algunos rumores apuntan a roces en el gabinete otros a la necesidad de reforzar el Ministerio Público después del temerario papelón que hicieron con la pésima investigación y el planteamiento de los cargos, en el juicio de Jairo. Y viendo bien el nombre del nuevo cargo que asume podría estarse preparando al futuro Fiscal General de la República, para que asuma cuando llegue el momento.