Imagen. Foto Asamblea Legislativa. Salón del Plenario Legislativo.

La moción para recibir en audiencia al presidente Alvarado se aprobó con el voto de 40 diputados lo que permitirá a la Comisión Especial que investiga a la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD), citarlo en el salón de sesiones del Plenario Legislativo el próximo 10 de febrero a partir de las 9:30 a.m.

Además, dispone la cancelación de las otras comisiones legislativas y de la sesión del Plenario de ese día, con el fin de que se pueda realizar una amplia sesión de la comisión investigadora y los diputados puedan hacer preguntas al mandatario.

El jefe de fracción del PAC, Enrique Sánchez Carballo, llamó la atención de la posible inconstitucionalidad en la que se incurre pues, aseguró, lo que se realizará será una interpelación velada, porque se realiza en el recinto del plenario y se cancelan todos los órganos legislativos.

La subjefa de fracción de la Unidad Socialcristiana, Shirley Díaz Mejías, destacó la importancia de realizar la sesión en el salón del Plenario, asegurando que el lugar cumple con las condiciones para que puedan asistir todos los diputados que tienen el derecho de realizarle preguntas al mandatario.

La legisladora Carolina Hidalgo, recordó que la fracción del PAC siempre ha estado dispuesta a facilitar que el presidente de la República sea citado a dialogar en la comisión a cargo del caso UPAD.

Pero, agregó, eso es distinto de lo que ha señalado Servicios Técnicos de que “no existe la posibilidad de un juicio político en nuestra Constitución, no existe la posibilidad de una intervención en el Plenario por parte del Presidente. Queremos rendición de cuentas, sin duda alguna estamos dispuestos también” pero en esta ocasión no se está proponiendo eso, señaló.

Hidalgo, lamentó que la aprobación de lo que podría convertirse en una interpelación velada a Alvarado constituye un acto de debilitamiento de la democracia “sumamente grave, creo que no hay medición de las consecuencias en lo inmediato”.