La presidenta Chinchilla, que se encontraba este fin de semana de gira por Guanacaste, aprovechó su discurso en Liberia para responder a las críticas de la ANEP por la compra de un lote de carros de lujo destinados a los jefes de la Fuerza Pública, afirmando que la inversión que hace su gobierno en seguridad no es un lujo sino una necesidad.

La ANEP había criticado la compra lo que consideró como vehículos de lujo –RAV4 y Prado de ambos marca Toyota- para los jefes de la Fuerza Pública mientras que en muchas delegaciones persisten problemas de infraestructura básica y los guardacostas pasan meses rogando por inversión urgente en equipos y unidades.

A estas críticas se sumaron las de la diputada Carmen Muñoz, del Partido Acción Ciudadana, quien consideró inconveniente la inversión en carros de lujos y que las necesidades de los jefes podían resolverse con vehículos menos onerosos.

En Liberia, Chinchilla aseveró que la ANEP al igual que otros sindicatos “son enemigos de la Fuerza Pública que quieren que vuelva a ser lo que fue por muchos años: la cenicienta de las instituciones públicas”.

Agregó la Presidenta, sin ocultar su molestia por las críticas, que para los sindicatos “la Policía debía ser la más mal pagada; que no debía tener uniformes, solo aquellos que nos regalaban otros países; que no debíamos tener capacitación, ni medios de transporte”.

La presidenta Chinchilla se desplazó hacia Guanacaste este fin de semana para inaugurar los XXXIII Juegos Deportivos Nacionales Cañas 2014 y entregar varias obras sociales y equipos a la policía con lo que refuerza dos áreas fundamentales de su administración: la Red de Cuido y la Seguridad Ciudadana.

Los equipos entregados a la policía de Guanacaste fueron 26 motocicletas, 4 cuadraciclos, 8 Toyota Rav 4 y 2 Toyota Prado con un costo de ¢422 millones. Según el ministro de Seguridad, Mario Zamora, los carros son los recomendados para la policía de la zona y destacó que cada unidad Prado “que a un particular le cuesta $75.000, al gobierno le cuesta $18.000".