El crimen de Berta Cáceres fue comunicado por Tomas Membreño, miembro de la Coordinación General del COPINH en un breve mensaje en que señala que “Berta Cáceres fue asesinada en La Esperanza, intibucá. Los asesinos entraron a su casa para matarla a la 1 am., aproximadamente”.

Cáceres era la Coordinadora General del Consejo Indígena de Organizaciones Populares de Honduras, COPINH y miembro de la coordinación Nacional de la Plataforma de Movimientos Sociales y Populares de Honduras, PMSPH.

Berta, líder indígena del pueblo lenca de Honduras, había recibido reiteradas amenazas a muerte por acompañar las luchas de defensa de su pueblo, el ambiente, los derechos humanos y por sus denuncias sobre corrupción. Fue víctima de agresiones, persecución política y órdenes de detención.

El homicidio de Berta también fue comunicado por el presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos del país centroamericano (CODEH), Hugo Maldonado.

Cáceres denunció cuando recibió en 2015 el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas de medio ambiente, que dijo: "Me siguen. Me amenazan con matarme, con secuestrarme. Amenazan a mi familia. Esto es a lo que nos enfrentamos". Por sus luchas recibió varios reconocimientos internacionales.