En los planes de gobierno propuestas para la contienda electoral 2014, falta una visión articuladora en temas como pesca, turismo, transporte, ordenamiento, que incluyan zonificación y las temporadas para una u otra actividad, así como la seguridad. Todo lo anterior, concebido en el marco de un enfoque ecosistémico, que incluya las cuencas como parte de los sistemas marino-costeros, es decir una propuesta viable para buscar un equilibrio entre la conservación, el uso sostenible y la distribución justa y equitativa de los beneficios.

La responsabilidad es de todas las personas, pero necesitamos información para tomar conciencia. Costa Rica necesita comprender que no hay nada que reemplace los servicios que presta uno u otro ecosistema, y en el mar la diversidad de ecosistemas es enorme. No solo es indispensable para las comunidades costeras sino para el país entero. 

Todo está conectado. El tema del manejo de aguas residuales y desechos es un buen ejemplo. Solo para citar un caso concreto, si bien el GAM se ve beneficiado de los ecosistemas marinos por el reciclado de algunos de sus desechos, también es uno de sus principales enemigos por la contaminación que genera, que muchas veces termina en los ríos; por tanto el manejo adecuado de sus cuencas aguas arriba es algo que afecta positivamente el mar.

Asimismo, si quisiéramos consumir productos de pescadores nacionales sin hacerle daño al nuestra riqueza marina, ¿qué opción tenemos?, ¿cómo podemos consumir responsablemente si no tenemos ningún producto pesquero certificado? 

Es nuestro derecho y deber exigir a nuestras autoridades que asuman su responsabilidad, justamente este es el objetivo final de la Campaña Sí a la pesca sostenible.  

Primera ronda. La campaña en pro de salvar tortugas marinas “Sí a la pesca sostenible” lanzó el reto. Los principales candidatos presidenciales del momento en la primera ronda electoral fueron llamados a comprometerse de manera pública para detener la muerte anual de más 10.000 mil tortugas marinas. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Por qué mueren tantas tortugas? Esta y otras especies marinas y también aves quedan atrapadas en artes pesqueras como el palangre, en el Pacífico Sur de Costa Rica. El reto implica impulsar cambios concretos para que exista pesca sostenible y medios de vida sostenibles en nuestros mares, para beneficio de nuestras comunidades costeras.

De todos los candidatos que participaron en la contienda electoral, Luis Guillermo Solís y José María Villalta fueron los únicos en reaccionar y ambos dijeron sí a la pesca sostenible y se comprometieron con todos los aspectos propuestos por esta campaña.

Segunda ronda. La campaña “Sí a la pesca sostenible” continúa y sigue llamando a la ciudadanía a sumarse, apoyando por medio de su firma la petición que hacemos al actual y futuro gobierno de Costa Rica para lograr un verdadero compromiso con nuestros mares.  De cara a la segunda ronda, una vez más llamamos a meditar bien este voto, el medio ambiente marino en Costa Rica necesita mayor inversión pública.  No hace falta más que voluntad política para hacerlo. El Estado de la Nación afirma que el gobierno actual solo invirtió  un 0,37% del PIB en el sector ambiental, mientras la sociedad civil tiene ejemplos de muchos y diversos esfuerzos que realizan grupos organizados. Lo que necesitamos es trabajar juntos, todos los sectores y personas.

Nuestra sociedad debe asumir claramente el conocimiento de que una Tortuga Marina vale más viva que muerta. Así, el atributo carismático de esta especie nos llama a poner atención al mar, no es solo la tortuga sino sus ecosistemas críticos los que deseamos conservar, lugares habitados por centenares de otras criaturas marinas. La naturaleza no genera más riqueza y desarrollo económico explotándola como se ha venido haciendo de manera tradicional. Por ejemplo, lo que generan las áreas protegidas en el país es de suma importancia. En 2013, se recibieron 1,613.129 visitantes, lo que representa una importante entrada de dinero por este tipo de visitación, ¿cuánto más por servicios? Y no todo tiene que ser turismo, nuestros mares son una vía de transporte, que con buen control podría utilizarse más y mejor. 

El potencial está, el involucramiento político certero es lo que hace falta.  La conservación y utilización sostenible de la naturaleza es clave para la reducción de la pobreza y el avance de nuestro país, sin poner en riesgo nuestro futuro, nuestra biodiversidad. Es irónico ver como el espacio más grande de Costa Rica, que lo constituyen nuestros mares, sigue al garete, sin una buena gestión, en el olvido, situación que debemos cambiar.

Esperamos que el próximo presidente se comprometa a detener la matanza de miles de tortugas marinas en aguas ticas, que comprenda que proteger las tortugas es proteger la riqueza del mar, que escuche y atienda la demanda de la ciudadanía que poco a poco vuelve la mirada al mar. Finalmente, hay que cambiar el paradigma de que nuestra Costa Rica acaba donde revientan las olas.

(*Didiher Chacón Chaverri. Director Asociación Widecast)