El lema de campaña de doña Laura todavía resuena en la esperanza “ingenua”, tonta o desinformada, de la conciencia ciudadana que depositó en ella sus ansias de ver un país caminando hacia otro sendero que no fuera el despeñadero de la corrupción.

Ese lema contribuyó enormemente a su triunfo, además de los millones que sacaron de nuestro bolsillo y el otro poco de millones que le dieron sus socios para sentarla en Zapote, y a los que les debe un compromiso que no entra dentro de la ética, pero si dentro de la estética que no es para construir ciudadanía sino mercancía.

Digo que el lema: “FIRME Y HONESTA”, se me ocurre que resultó ser como un “traje de baño” confeccionado en Brasil y para exhibir en Copacabana, no tapa nada. A leguas se le ven todas las formas: las naturales y las artificiales, los implantes y las cicatrices, las estrías y la celulitis. Todo queda al descubierto.

Veamos una simple estría que atraviesa de lado a lado su corpulento gobierno. El Semanario Universidad de esta semana trae el siguiente titular: “Ministro le inyectó ¢250 millones del Banco Mundial a proyecto educativo que asesoró exconsultora de la Presidenta”, se trata del MEP y sus nexos con la consultora Procesos, de los firmes y honestos amigos entrañables de nuestra presidente. La noticia aclara la red del tráfico de influencias y demás. Pero, vean la coincidencia de los milloncillos más de los milloncillos menos. En el 2010, en plena lucha por el presupuesto para las universidades públicas, los rectores dieron a conocer una subejecución presupuestaria, dice:

“Denuncia de rectores: MEP subejecuta C250 mil millones destinados a infraestructura”. (2010, 18 de agosto). Semanario Universidad, no. 1864, p.12. Mientras el ministro de educación negaba esa situación en el año 2010, en abril del 2011, el mismo Semanario Universidad publicó un artículo basado en el Estado de la Nación, según el cual la educación pública en Costa Rica arrastraba “un rezago de C 500.000 millones en inversión para infraestructura”. Cf.  “Informe del Estado de la Educación revela rezago de C 500.000 millones en inversión para infraestructura”. (2011, 27 de abril). Semanario Universidad, 1895, p.4.

Eso como decía es una simple estría. C 250 millones que tanto requieren las escuelas y los colegios, se le depositó a dos beneficiarios. Eso es el asalto a mano armada al Estado. Seguro de niños vieron muchas de vaqueros y ya no hay diligencias que asaltar, asaltan las instituciones.

Doña Laura, con su lema de campaña, quedó como el emperador del cuento de Christian Anderson.

Quien se lo ideó, le hizo un regalo fabuloso. El lema, posiblemente sacado a partir de las encuestas, expresó el deseo de la mayoría. Pero el mismo lema se convierte en su contra y es cuestión de realizar una inversión básica y ver en lo que quedó.

A dos años exactos, su “desgobierno” ofende los valores de la dignidad, la inteligencia y la decencia ciudadana.

Si tuviera alguna pizca del lema que tanto entonó, le pediría disculpas al pueblo costarricense y nombraría otro tipo de comisión para analizar el tema de la reforma fiscal.

Y si tuviera una buena dosis del lema que tanto entonó, cambiaría todo su gabinete para darle campo a las necesidades urgentes de una inmensa mayoría carente de lo elemental.

Y si realmente fuese como lo predicó en campaña, presentaría este 1 de mayo su renuncia ante la Asamblea Legislativa y le exigiría hacer eso mismo a todo su gabinete, para formar un gobierno en que estén representados todos los sectores sociales, para escuchar y atender a quienes ha excluido de su gestión: las comunidades indígenas, las comunidades costeras, los ambientalistas, los vendedores ambulantes, los agricultores, las madres solteras, los vecinos de Santa Ana y aledaños, los defensores de la CCSS, del ICE, del AyA, las universidades públicas, el magisterio, los desempleados, etc., etc.

Socióloga y profesora universitaria.
También por Isabel Ducca Durán: