La Coalición de Izquierda Radical (Syriza) presentó hoy en Atenas su programa político de cara a las elecciones legislativas del próximo 17 de junio con la prioridad de, en caso de resultar vencedora, acabar con el memorándum de préstamo firmado por el anterior Ejecutivo griego.

El líder de la formación, Alexis Tsipras, fue tajante al asegurar en rueda de prensa ofrecida en el Centro Cultural Athinais, en la capital griega, que su primera acción de gobierno será la abolición del pacto suscrito con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, así como las leyes que lo rigen.

Tsipras advirtió que de ganar los comicios, renegociarían con los acreedores internacionales una solución viable para asegurar la permanencia de Grecia en la Eurozona y una moratoria de la deuda nacional vinculando el pago de esta al desarrollo económico del país. Aseguró que el memorándum no podía ser aplicado ni de forma suave ni de forma progresiva sin causar un tremendo impacto en el pueblo griego, y en ese sentido dijo que partidos como Pasok (socialistas) y Nueva Democracia (ND, centro-derecha) están dejando el país en estado de crisis humanitaria.

El máximo representante de Syriza precisó que en estos momentos un 40 por ciento de la población griega está hundiéndose en la pobreza.

Tsipras criticó la hipocresía del líder conservador de ND, Antonis Samarás, al que calificó de "arquitecto de la corrupción", quien ahora dice que renegociará el memorando "declarando la guerra a las leyes que él mismo elaboró y por las que chantajeó al Parlamento para que fueran aprobadas".

El candidato de izquierda se presentó como la única alternativa capaz de poner fin a los recortes y a un sistema político basado en la corrupción, en el clientelismo político, en banqueros que obtienen sus beneficios de las arcas del Estado y en empresas que defraudan al fisco y sacan del país sus capitales.

Convencido de su victoria, dijo que el gobierno de Syriza restablecería la democracia popular y la dignidad de los ciudadanos y desdeñó la campaña mediática lanzada en su contra al alegar que "aterrorizando al pueblo no ganarán las elecciones" y que la opción euro-dracma es un dilema falso.