Los centros educativos se llenaron otra vez con la algarabía de los estudiantes que retornaron a las clases esta misma mañana, después de 21 días de huelga docentes.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, resaltó la importancia haber llegado a un acuerdo satisfactorio para el gobierno y para los educadores, que puso fin a la huelga y abrió las puertas de los centros educativos para el regreso a las aulas un millón de estudiantes de primaria y secundaria y los 77 mil trabajadores de la educación.

Mora destacó la participación de la iglesia Católica como mediadora en un conflicto de difícil resolución en la que participó como mediador el arzobispo católico José Rafael Quirós, quien este domingo había entregado a las partes una propuesta que recogía las inquietudes de ambas partes, y que fue la base del documento que se firmó a medianoche del lunes, en la sede de la Conferencia Episcopal. 

La ministra Mora rescató el espíritu de la negociación desde el gobierno "este problema, dijo, lo encaramos con espíritu de apertura, con transparencia y también con firmeza”.

Estamos muy satisfechos con los acuerdos se que firmaron porque "con dignidad y con fuerza" hemos logrado que nuestros sistemas sindicales funcionaran con toda precisión y logramos que la propuesta fuera a las bases y retornara en un solo día con la aprobación de los afiliados de las organizaciones del magisterio, señaló Ana Doris González, presidenta de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE).

González que se mostró muy satisfecha con el fin de la huelga, también lamentó la incomprensión y las críticas de algunos sectores que no entendieron la importancia que tiene para el magisterio obtener el compromiso del gobierno en los temas que finalmente se lograron introducir para que se ponga fin a los problemas de pago que todos los meses sufren los educadores.

La última sesión de trabajo entre los ministros de Educación, Sonia Marta Mora y Trabajo, Víctor Hugo Morales con los dirigentes de los sindicatos APSE; ANDE y SEC, y el arzobispo Quirós en la sede de la Conferencia Episcopal duró 14 horas.