El presidente Alvarado se reúne en su despacho con representantes del gremio magisterial.

 

 

El ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, encabezó el diálogo con los transportistas, mientras que el presidente Carlos Alvarado asumía las conversaciones con el sector magisterial. Con ambas dirigencias, las autoridades llegaron al acuerdo de abrir una mesa de negociaciones para analizar sus demandas.

En el caso de los transportistas de carga pesada, el compromiso incluye la suspensión de los bloqueos en carreteras.

“Como lo hemos reiterado, nuestro interés es escuchar a todos los sectores, con el fin de conocer su posición y sus recomendaciones sobre temas que son de preocupación para ambas partes”, manifestó el presidente Alvarado.

Los acercamientos se produjeron tras una agitada semana de protestas, protagonizadas por los transportistas y los estudiantes de secundaria, que tuvieron como saldo la caída del ministro de Educación, Edgar Mora, y la intervención masiva de la Policía para disolver los bloqueos y controlar los disturbios en algunas zonas del país.

 

Contra el tren de carga en el Caribe

 

En la reunión con los transportistas participaron, además de Piza, el viceministro de la Presidencia, Juan Alfaro, y la viceministra de Agricultura y Ganadería, Ana Cristina Quirós.

Por la Unión de Transportistas de Carga de Costa Rica, participaron los representantes Gredy Chavarría, Quírico Alpízar, Marvin Castillo y Diego Chaves.

Como garante de los acuerdos, estuvo presente el obispo de Limón, Javier Román.

Los transportistas demandan que se suspenda el cobro del impuesto al valor agregado, que entró en vigencia el 1 de julio. También se oponen a la construcción de un tren de carga entre San José y El Caribe, por considerar que esto afectaría su negocio.

El gremio se había unido al reclamo de algunos estudiantes que con manifestaciones y bloqueos demandan la destitución del ministro de Educación, Edgar Mora, quien el lunes puso su renuncia al cargo.

El gobierno está anuente a dialogar con los líderes de los transportistas sobre sus reclamos, con el fin de llegar a un acuerdo que resulte satisfactorio.

Marvin Castillo, uno de los dirigentes de la Unión de Transportistas, pidió disculpa a los costarricenses en general y a los empresarios en particular por los perjuicios causados por los bloqueos, pero no descartó retornar a las protestas si no se alcanza un acuerdo con el gobierno sobre los temas de fondo.

 

Permutas, traslados y salarios

Mientras tanto, el presidente Alvarado se reunió por separado con representantes de los gremios magisteriales: el Sindicato de Educadores Costarricenses (SEC), la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) y la Asociación Nacional de Educadores (ANDE).

Acompañaron al mandatario el segundo vicepresidente, Marvin Rodríguez;  la ministra de Planificación, Pilar Garrido, y el ministro de Trabajo, Steven Núñez.

“Hemos dialogado sobre cómo podemos construir agendas con puntos de encuentro. Lo que queremos es tener confianza en que podemos trabajar juntos”, expresó el presidente Alvarado al concluir la extensa jornada que valoró como “positiva y constructiva”.

Aclaró que se trata de acercamientos iniciales, los cuales ayudarán a marcar la ruta de trabajo con el sector educativo.

Algunos de los asuntos surgidos en la mesa se refieren a permutas (intercambios de una región a otra entre docentes), traslados, salarios de los educadores y su endeudamiento, así como la relación con el Ministerio de Educación (MEP) y el mejoramiento de la calidad de la educación. También se habló sobre la instalación de una comisión bipartita para negociar ajustes de salarios para los educadores.