A pocos días de las elecciones de este domingo 6 de setiembre, Guatemala enfrenta la incertidumbre de saber si llegará hasta allá con el actual mandatario, el general Otto Pérez, en el cargo, al perder el martes 1 de setiembre su inmunidad, tras una votación histórica y unánime de 132 diputados presentes en la sesión legislativa.

Al cierre de esta edición, los legisladores acordaron quitar el fuero de inmunidad al mandatario, quien deberá enfrentar a la justicia ordinaria por su presunta vinculación con una banda de defraudación aduanera.

Con miles de personas en las calles el pasado jueves 27, sobre todo estudiantes, es imposible garantizar que el presidente Pérez pueda sostenerse en el poder hasta enero próximo, cuando termina su mandato constitucional, aunque él asegure que no va a renunciar.

“Encontramos en toda la organización y el organigrama (de la defraudación) la muy lamentable participación del señor presidente de la República y la señora Roxana Baldetti”, declaró el exmagistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, Iván Velásquez, de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), quien dijo tener pruebas suficientes de lo que estaba afirmando.

Como parte de sus funciones en Colombia, Velásquez encabezó durante seis años las pesquisas que derivaron en la condena de decenas de políticos por su relación con grupos paramilitares, la mayor parte vinculados al presidente Álvaro Uribe, incluido un primo del exmandatario.

Ahora, al frente del organismo de Naciones Unidas creado para contribuir en la lucha contra la corrupción en Guatemala, Velásquez se enfrenta a otro presidente, el general Otto Pérez.

“La Línea”

Al gobernante guatemalteco se le involucra en la defraudación aduanera conocido como “La Línea”. “La investigación de esta estructura criminal empezó en mayo de 2014 por parte de la Fiscalía y la Cicig, y hasta ahora hay 27 detenidos. Incluye 88.920 escuchas interceptadas, 5.906 correos, 175.000 documentos, 100 informes, 11 allanamientos, 650.000 folios, 32 agendas; 100 personas relacionadas y 22 empresas involucradas”, enumeró el diario Siglo XXI.

Velásquez confirmó –dice el periódico guatemalteco– “que las referencias de las escuchas telefónicas, donde salieron a relucir ‘el uno’, ‘el mero mero’ y ‘el dueño de la finca’, corresponden a Pérez Molina; ‘la dos’ y ‘la señora’, a Baldetti. No hay duda por las referencias (.) que se hacen al uno y a la dos: corresponden al Presidente y a la entonces Vicepresidenta de la República”.

“La Línea” no es el único caso de corrupción que estalló en los últimos meses en el país. Si bien es el más grave por las personas que involucra, en mayo se descubrió otro, que involucra la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Dieciséis personas fueron capturadas, entre ellas el presidente de junta directiva del IGSS, Juan de Dios Rodríguez, exsecretario privado del presidente Otto Pérez Molina. Fue detenido también el hijo de la presidenta de la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Otto Molina Stalling. Su madre, Blanca Stalling, ya había sido involucrada en las escuchas telefónicas del caso “La Línea”, se agregó en dicho periódico.

Las denuncias se refieren a anomalías en un contrato que el seguro social firmó con la empresa farmacéutica PISA, para brindar servicios a pacientes con enfermedades renales.

Elecciones

Mezclado con los casos de corrupción está el proceso electoral que, en las actuales circunstancias, difícilmente dará legitimidad a un nuevo gobierno.

En un editorial del pasado 25 de agosto, el diario colombiano El tiempo afirmó, refiriéndose al caso guatemalteco, “lo clave aquí son las elecciones presidenciales del próximo domingo 6 de setiembre. Lo son, especialmente, porque permiten ver en toda su dimensión el alcance de la crisis: Édgar Barquín, fórmula vicepresidencial del candidato que encabeza las encuestas, el centroderechista Manuel Baldizón, fue acusado por la Fiscalía de blanqueo de capitales cuando hacía parte de la Junta Directiva del Banco de Guatemala. De levantarle la inmunidad el Tribunal Supremo Electoral y prosperar la causa, ambos saldrían de la contienda dejándole el camino despejado a Jimmy Morales, un reconocido humorista”.

Morales, candidato del Frente de Convergencia Nacional (FCN) con 16,2% de las preferencias, aparece en segundo lugar en las últimas encuestas, solo detrás de Baldizón, con 14,9%, y delante de Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), con 14,7%.

Son los tres candidatos con posibilidades de triunfo, según las encuestas, que indican también un más que probable segundo turno, ya que ninguno se acerca al 50% exigido para evitarlo.

Baldizón, un abogado y empresario vinculado a diversos escándalos, exdiputado que perdió las pasadas elecciones presidenciales frente a Otto Pérez, lanzó como lema de campaña la frase “¡Te toca, Guatemala!”, pero ha tenido que suspender más de una actividad política ante las protestas con carteles que afirman “¡No te toca!”.

Torres, exesposa del presidente Álvaro Colom, también está acusada de hechos irregulares durante esa administración.

Otras crisis

La crisis política en Guatemala solo oculta otras, quizá más graves: la extensión de la pobreza, que afecta a 53% de los guatemaltecos, en un país que aplica políticas neoliberales consolidadas por un tratado de libre comercio que no ha ayudado a enfrentar las desigualdades, como lo indican los datos del Banco Mundial.

A esto se suma la presencia del narcotráfico, cuyas actividades se han extendido en el país.

De acuerdo con información del Banco Mundial, “pese a sus desafíos, Guatemala tiene un enorme potencial para acelerar su crecimiento económico a través del comercio, la integración regional y el turismo”. Recientemente, la economía guatemalteca se recuperó con un crecimiento del 2,9% en 2010, del 4,1% en 2011, del 3% en 2012 y del 3,3% en 2013. El crecimiento estimado para 2014 es de 3,4%.

“Guatemala es la economía más grande de Centroamérica, pero se ubica dentro de los países con mayores niveles de desigualdad en la región latinoamericana, con altos índices de pobreza, particularmente en las zonas rurales y entre poblaciones indígenas”, indicó esa entidad.

“Los índices de desnutrición crónica y de mortalidad materno-infantil son de los más altos en la región. De acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano (2013), Guatemala ocupa la posición 133 entre 187 países clasificados, y en la región centroamericana se ubica en último lugar”, agregó.

La hora de las propuestas

La revista Diálogo, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) de Guatemala, publicó en mayo pasado una edición con el título “¿Qué hacer ante la crisis? Análisis y propuestas”.

En un artículo titulado “La hora de la propuesta”, Ricardo Sáenz de Tejada señala: “La denuncia pública y la persecución penal de una estructura criminal que tomó control de las aduanas desencadenaron un ciclo de protesta inédito en la historia reciente del país.

“A diferencia de los movimientos antes señalados, las protestas de abril y mayo han estado integradas, principalmente, por personas provenientes de las capas medias urbanas.

“En cuanto a la red vial, basta con intentar viajar de la ciudad capital a cualquier cabecera departamental, no digamos a la mayoría de municipios del país, para constatar el colapso de la red carretera, pese a los miles de millones de quetzales que recibe el Ministerio de Comunicaciones”.

“A esto se suman las imágenes del desabasto de los hospitales públicos y el colapso del IGSS, el fracaso en la reducción de la desnutrición y, en general, el fracaso de lo público. Desde esta perspectiva, el agravio que hizo que se superara el umbral de tolerancia fue confirmar que desde la cúpula de gobierno se dirigía una red que saqueaba fondos públicos, la certeza de que este caso es la punta del iceberg y que en la mayoría de entidades públicas operan estructuras similares”, expuso Sáenz de Tejada.

Guatemala

- Día de elecciones generales: domingo 6 de setiembre.

- Padrón electoral: 8.200.000 votantes.

– Población 16.176.133