“Se trata de la ampliación del NAMA Café (Medidas Nacionales de Mitigación para el café), de manera que nuestros caficultores sean más eficientes y competitivos, emitan menos gases de efecto invernadero (GEI) y desarrollen mayor resiliencia a los efectos del cambio climático”, dijo el ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Felipe Arauz.

Las medidas buscan transformar 50 beneficios en diferentes zonas del país y el manejo de 25 mil hectáreas de café con medidas de protección al ambiente y condiciones para el manejo sostenible del café a lo largo del proceso de comercialización del grano, en un período de cuatro años. Estas acciones están dirigidas a alcanzar las metas de carbono neutralidad.

Los ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG), Ambiente y Energía (Minae) y el Instituto Costarricense del Café (Icafé) suscribieron un convenio con la agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) para financiar por más de $11 millones de dólares la reconversión del sector agropecuario hacia prácticas ambientalmente sostenibles.

El proyecto cuenta también con el aporte de la cooperación europea, por €7 millones de euros, para impulsar los pilotos que se desarrollaron en Costa Rica, con el apoyo de donaciones del BID-FOMIN, en coordinación con el ICAFE y Fundecooperación.

A esta donación internacional se suma la contrapartida nacional por un monto cercano a los $3,4 millones, aportados por el ICAFE, el MAG y el MINAE.  La nueva meta es ampliar las buenas prácticas recomendadas en el NAMA Café a 25 mil hectáreas de café, alcanzando a 6 mil familias productoras y 50 empresas beneficiadoras, en un plazo de cuatro años. El proyecto estaría concluido en 2019.

Beneficiarios

Los recursos se utilizarán para dar asistencia técnica y financiamiento blando a los productores para que realicen las acciones de reconversión del plan NAMA Café, en sistemas agroforestales y eficiencia en el uso de fertilizantes nitrogenados, eficiencia energética y en el uso del recurso hídrico. Se proponen acciones para que las unidades productivas midan su huella de carbono y su huella hídrica, y que al finalizar el proyecto califiquen como empresas carbono neutrales.

Datos del sector caficultor costarricense

El Censo Agropecuario 2015 reveló que en nuestro país hay 84 mil hectáreas de cultivo de café, más de 50 mil familias productoras y 290 beneficios. El sector cafetalero representa el 8% de la fuerza laboral costarricense y genera el 9% de las emisiones de GEI.

Los fondos del NAMA Café permitirán que, en al menos, un tercio del área cultivada se inicie el proceso de reconversión hacia la carbono neutralidad. El objetivo final es lograr que el total de las unidades cafetaleras apliquen las buenas prácticas recomendadas de acá al 2023.