El ministro de Trabajo, Víctor Morales, dijo que este lunes enviará una carta a la defensora manifestándole la disposición del gobierno de ir a una reunión que eventualmente convoque para volver a sentarse a la mesa de negociación con la dirigencia de Sintrajap.

La propuesta de mediación fue formulada por el jefe de fracción legislativa del partido Frente Amplio, Gerardo Vargas, diputado limonense que ha tenido una activa participación en la búsqueda de una solución al conflicto.

Morales dijo en conferencia de prensa que el diálogo tiene ahora algunos límites, uno de los cuales es que el gobierno ya no se compromete a no imponer sanciones a los huelguistas, uno de los puntos que estaban incluidos en el borrador de acuerdo negociado con el sindicato el pasado jueves, el cual fue rechazado por las bases de Sintrajap.

La declaratoria de ilegalidad de la huelga, decretada el viernes por los tribunales de Limón, inhiben al gobierno de acceder a esa petición.

Tampoco puede el gobierno, dijo Morales, decretar una amnistía para todos los detenidos durante los disturbios que han ocurrido en los últimos días en la ciudad de Limón, como pretende Sintrajap.

Morales también fue claro en que no hay ninguna posibilidad de que el gobierno se comprometa a desconocer unilateralmente el contrato suscrito por el anterior gobierno con APM Terminals, debido a que es un tema resuelto por las máximas autoridades judiciales del país.

La mediación de Solano ya fue aceptada por la junta directiva del Sindicato, que este lunes realizó una nutrida manifestación por las calles del centro de Limón, en la que también participaron trabajadores del Recope y de otras instituciones públicas en la provincia.