La ampliación "obedece a las declaraciones espontáneas brindadas a la prensa por el jerarca de la policía judicial, en las que reconoció que validó al menos dos consultas de la Plataforma de Información Policial (PIP) sobre el señor Keylor Navas", indica un comunicado de la Fiscalía.

La semana pasada trascendió que al menos 28 funcionarios judiciales, entre ellos 24 agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y 4 fiscales, habían revisado sin justificación alguna los expedientes de Navas y de dos de sus hermanas sin que exista ninguna investigación judicial abierta en su contra.

La información provocó preocupación en el país debido a que el OIJ mantiene un archivo con datos de todos o la mayoría de los ciudadanos, al que supuestamente tienen acceso unas 2.000 personas, incluyendo agentes judiciales, fiscales, jueces y otras autoridades.

El propio Navas calificó el hecho como "un abuso" y anunció que interpondría una denuncia, aunque la Fiscalía abrió la investigación de oficio.

El viernes, Segura admitió a un telenoticiario que había autorizado a dos oficiales a revisar el expediente de Navas, según dijo porque se estaba tratando de prevenir a la familia sobre los riesgos de un secuestro extorsivo, dado el significativo aumento en los ingresos del jugador con su pase al Real Madrid.

La investigación de la Fiscalía busca determinar si quienes ingresaron al expediente de Navas y sus parientes incurrieron en el delito de abuso de autoridad, que es sancionado con una pena de prisión de tres meses a dos años.

Además, "no se descarta que en el transcurso de este proceso penal se establezca la responsabilidad de los funcionarios en otros delitos contra los deberes de la función pública", señaló la Fiscalía.