"Definitivamente era un seguidor del EI", informó el ministro de Interior, Karl Nehammer, en diálogo con la agencia austríaca APA. Asimismo, señaló que se trataba de Kujtim Fejzulai, un joven de 20 años que el 25 de abril de 2019 había sido condenado a prisión por “asociación terrorista” porque, adujeron, había intentado viajar a Siria para unirse al EI. Fejzulai obtuvo libertad condicional el 5 de diciembre del año pasado.

La policía de Viena mató al joven minutos después de las ocho de la noche, cerca de la iglesia Ruprechtskirche, después de haber cometido el ataque. Los agentes confirmaron que el cinturón de explosivos que llevaba era falso y Nehammer agregó que Fejzulai estaba "equipado con un cinturón explosivo falso, un arma larga automática, una pistola y un machete”.

El ministro indicó que las fuerzas de seguridad allanaron el domicilio del joven y el de otras 14 personas. El funcionario agregó que se realizaron detenciones de potenciales colaboradores en el ataque, aunque no especificó cuántos. Otro de los atacantes continúa prófugo.

"Cuatro civiles indefensos fueron asesinados a corta distancia a sangre fría: un señor mayor, una señora mayor, un joven transeúnte y una camarera. Fueron repentina e inesperadamente arrancados de la vida. Un agente de policía, que valientemente se enfrentó al perpetrador, fue disparado y herido", dijo el canciller de Austria, Sebastian Kurz.